Cientos de esqueletos han sido exhumados de un cementerio de la era nazi que se presume contiene restos de personas discapacitadas mental o físicamente que fueron víctimas de asesinatos en masa. Muchos de los huesos al parecer fueron fracturados por personal médico, dijo el lunes un antropólogo.

George McGlynn dijo a reporteros que cerca de un tercio de los 221 esqueletos han sido examinados, y que la mitad de ellos (unos 35) tenían costillas rotas. Otros tenían narices o clavículas fracturadas.

Desde hace tiempo se sospechaba que los restos, exhumados en los últimos siete meses del cementerio de un hospital en desuso en la ciudad de Hall, en el este de Innsbruck, eran de personas asesinadas por los nazis debido a sus discapacidades físicas o mentales.

McGlynn dijo que aún no podía confirmar si fueron asesinados, aunque las fracturas probablemente eran resultado de agresiones que sufrieron en el hospital. "Dudo que resultaran directamente en fallecimiento", dijo.

De acuerdo con la agencia de noticias Austrian Press Agency, el antropólogo dijo que ninguna de las fracturas se enlistó en los historiales médicos de los fallecidos, un fuerte indicio de que tales lesiones ocurrieron después de que fueron internados en el hospital.

En diversas partes de Europa, 75.000 personas fueron asesinadas antes o durante la Segunda Guerra Mundial por tener discapacidades mentales, físicas o sociales, reales o imaginarias, que no encajaban con los ideales pseudoarios nazis.

Los asesinatos eran parte de una campaña ordenada por Adolfo Hitler.

McGlynn dijo previamente este año que los exámenes iniciales habían mostrado que los restos eran de personas que tenían discapacidad física o mental. Funcionarios dijeron el lunes que sus edades iban desde los 14 años hasta más de 90, con una proporción pareja de géneros.

Agregaron que se hacen intentos para establecer contacto con los descendientes y con personal del hospital que aún vive.