Con un cinturón de campeón y un par de guantes sobre su féretro, Joe Frazier tuvo el lunes una despedida emotiva en Filadelfia.

El reverendo Jesse Jackson le pidió a los dolientes que se pusieran de pie, unieran sus manos y por última ocasión le "muestren su amor" al ex campeón de los pesos completos.

Muhammad Alí se sumó al momento pese a las complicaciones por el mal de Parkinson que lo aqueja.

De traje oscuro y gafas de sol, Alí — tembloroso y con un equilibrio precario — se levantó de su asiento y aplaudió vigorosamente a su eterno rival, "Smokin' Joe", quien le propinó su primera derrota en una trayectoria deslumbrante.

Alí fue una de las casi 4.000 personas que colmaron el templo bautista Enon Tabernacle para celebrar la vida de Frazier. El ex campeón de los completos Larry Holmes y el promotor Don King también asistieron al funeral del legendario púgil, que falleció la semana pasada de cáncer de hígado.

Devastado por el Parkinson, Alí llegó acompañado de varios parientes y de su esposa Lonnie, quien le acarició la espalda cuando estaba sentado y lo sostuvo de las manos cuando entró y salió del templo.

Jackson pronunció un panegírico conmovedor, en el que describió a Frazier como alguien que "llegó de la segregación, la degradación y la vergüenza a la gracia plena". El campeón era apodado "Smokin" (Humeante) porque según sus entrenadores practicaba hasta que salía humo de los guantes.

"Digánles que Rocky no fue campeón. Joe Frazier, sí", dijo Jackson sobre otro boxeador famoso de Filadelfia, que aunque sólo existió en el cine tiene una estatua en el Museo de Arte de la ciudad.

"Digánles que Rocky es ficticio, Joe fue una realidad. Los puños de Rocky están congelados en piedra. Los puños de Joe son humo", dijo Jackson. "Rocky nunca enfrentó a Alí, a Holmes o a (George) Foreman... Los campeones se hacen en el cuadrilátero, no en las películas. Es merecido tener una estatua de Joe Frazier en el centro de Filadelfia".

Mike Tyson, con la voz entrecortada, envió un mensaje de condolencia en video, al igual que el magnate inmobiliario Donald Trump y el actor Mickey Rourke.

"Hicimos historia juntos", dijo King, quien promovió la pelea de Alí contra Foreman en que éste fue noqueado en el octavo episodio. "Intentamos mejorar a Estados Unidos".

King, que llevaba una bufanda con la bandera estadounidense impresa y flameaba otra insignia nacional más pequeña, estrechó la mano de Alí antes de la ceremonia. Holmes saludó a "El más grande" cuando el funeral terminó con un saludo de 10 campanadas, la tradicional despedida en el boxeo que evoca la cuenta final.

Frazier vapuleó a Alí, lo derribó y ganó por decisión en la "Pelea del Siglo" en el Madison Square Garden en 1971. Habría de perder las otras dos peleas en que se enfrentaron.