Un activista estadounidense que perdió un ojo y sufrió una lesión cerebral durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad israelíes tras una manifestación pro palestina recibió fecha para una audiencia judicial en Israel en la que buscará una compensación del estado judío.

Tristan Anderson fue alcanzado en la cabeza con una granada de gas lacrimógeno en marzo de 2009 durante una manifestación contra la valla de seguridad que separa Israel de Cisjordania.

A consecuencia del impacto perdió un ojo y sufrió una lesión cerebral que le causó una parálisis parcial.

La abogada israelí de Anderson, Ghada Hlehi, dijo que la audiencia tendrá lugar el 24 de noviembre en Jerusalén. Agregó que su cliente ha demandado al gobierno israelí para que le pague una compensación no especificada por daños.

El ministerio de Justicia israelí mantiene que no hay prueba alguna de conducta impropia por parte de las fuerzas de seguridad.

Los partidarios de Anderson mantienen que se limitaba a contemplar la protesta, en la que grupos de jóvenes palestinos apedrearon a los soldados, que respondieron con descargas de gases lacrimógenos.