Un organismo de derechos humanos nombrado por el gobierno de Mianmar hizo el domingo un llamado al presidente para liberar a presos políticos o transferirlos a prisiones cerca de sus familiares al señalar que una acción así podría ser inminente.

El llamado ocurre en medio de intensa especulación política sobre el posible nuevo otorgamiento de una amnistía a algunos de los casi 2.000 prisioneros políticos del país.

Una extensa liberación de detenidos políticos podría impulsar los ya activos esfuerzos diplomáticos para mejorar las relaciones con Estados Unidos, país que rechazó al anterior régimen militar por su pobre desempeño en materia de derechos humanos y por no permitir una política libre y democrática.

Tres diarios oficiales publicaron una carta abierta el domingo en la que Win Mra, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pide al presidente Thein Sein otorgar amnistía "como una muestra de grandeza" o transferir a los prisioneros políticos que están en cárceles remotas a centros de fácil acceso para sus familiares.

La publicación de la carta es importante debido a que los estrictamente controlados periódicos reflejan las posiciones del gobierno. En octubre, el gobierno anunció una amnistía a 6.359 prisioneros el mismo día que se publicó un llamado similar en periódicos oficiales.

También se espera que en los próximos días se libere a prisioneros porque podría ocurrir justo antes de una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que comienza el martes en Bali, Indonesia. Mianmar busca presidir la ASEAN en 2014 y la liberación de prisioneros políticos podría ser vista como un suceso positivo que favorecería su candidatura, la cual podría decidirse en la cumbre de esta semana.

En años recientes, los presos políticos que en el pasado hubieran estado en la prisión de Insein en la principal ciudad de Yangón, han sido enviados a cárceles en zonas remotas del país en un aparente esfuerzo por dificultarles comunicarse con el exterior.