Las personas que se recuperan de un ataque cardíaco o dolor agudo en el pecho tienen mucha menor probabilidad de padecer otro problema cardíaco o de morir de uno si toman un nuevo fármaco diluyente de la sangre junto con medicamentos anticoagulantes estándar, concluyó un estudio numeroso.

Sin embargo, este beneficio conlleva su precio: más riesgo de hemorragia interna grave, por lo general en el aparato digestivo.

De todos modos, algunos médicos dicen que el medicamento, Xarelto, podría ser la opción para el cuidado de hasta un millón de personas hospitalizadas cada año en Estados Unidos con dichos padecimientos. Una dosis baja redujo sustancialmente el riesgo de morir por cualquier causa en el estudio.

"La mortalidad lo supera todo", de modo que un fármaco que mejore la supervivencia es un triunfo, comentó el doctor Paul Armstrong, de la Universidad de Alberta en Edmonton, Canadá, quien no participó en el estudio.

El informe fue debatido el domingo en una conferencia de la Asociación Cardíaca Estadounidense en la Florida y publicado en línea por la New England Journal of Medicine. El estudio fue patrocinado por los laboratorios que producen el fármaco — Johnson & Johnson y Bayer Healthcare — y algunos investigadores trabajan o asesoran a las compañías.

Xarelto es aprobada actualmente a mayores dosis para prevenir apoplejía en pacientes con un problema de arritmia y para prevenir coágulos sanguíneos después de operaciones quirúrgicas en las articulaciones. Funciona de un modo diferente de la aspirina y los diluyentes sanguíneos más antiguos.

El doctor C. Michael Gibson, de la Facultad de Medicina de Harvard, dirigió un estudio sobre 15.500 pacientes en todo el mundo que fueron dados de alta después de un ataque cardíaco o dolor agudo de pecho a causa de bloqueo arterial.

A todos se les recetaron aspirina y un diluyente sanguíneo antiguo. Después de un año, en promedio, casi el 11% de quienes recibieron las medicinas tradicionales habían padecido un ataque cardíaco, habían muerto a causa del corazón o de apoplejía, en comparación con menos del 9% con dosis mayores o menores de Xarelto.

La dosis menor resultó mejor y más segura. Menos del 3% de quienes recibieron Xarelto murieron de cualquier causa durante el estudio, en comparación con 4,5% de los que recibieron las medicinas estándar. Eso significa un 32% menor de riesgo con Xarelto.

"Nuestro grupo de estudio ha trabajado durante 27 años y nunca hemos visto un beneficio de tal magnitud" con un fármaco como éste, dijo el doctor Eugene Brauwald, del Hospital Brigham and Women's, director del estudio.

Sin embargo, las hemorragias graves fueron casi cuatro veces más comunes con Xarelto.

___

En línea:

Asociación Cardíaca Estadounidense: www.americanheart.org

New England Journal: www.nejm.org

___

Siga a Marilynn Marchione en http://twitter.com/MMarchioneAP