Miles de activistas a favor de la democracia se manifestaron el domingo en la ciudad más grande de Marruecos para hacer un llamado a boicotear las elecciones parlamentarias que se realizarán en menos de dos semanas.

Las manifestaciones ocurren en momentos en que una delegación parlamentaria del Consejo de Europa señalaba que existe poco entusiasmo en el país al acercarse las elecciones y que había preocupación respecto al nivel de participación.

"¿Yo voy a boicotear; ¿y tú", decían calcomanías que traían muchos manifestantes mientras marchaban a través de un distrito de clase trabajadora en Casablanca.

Las elecciones parlamentarias de Marruecos serán adelantadas como parte de un proceso de reforma iniciado por el gobierno en el reino del norte de Africa, el cual es un aliado cercano de Estados Unidos.

En respuesta a manifestaciones pro democracia, parte de una ola de levantamientos populares surgidos este año en el Medio Oriente, el reino enmendó la Constitución para renunciar a algunos de sus poderes y adelantar las elecciones para el 25 de noviembre.

El movimiento pro democracia denominado Febrero 20, el cual organizó las manifestaciones, ha desestimado las reformas del rey y las próximas elecciones, las cuales considera son más de la misma "fachada de democracia" que según éste se ha practicado desde hace mucho tiempo en el reino.

"¡Marroquíes, estas elecciones son una obra de teatro!", señaló el comunicado del movimiento emitido en el marco de las manifestaciones.

Marruecos ha tenido siempre un grado de pluralismo del que carecieron alguna vez otras naciones del norte de Africa, con varios partidos compitiendo por escaños en la asamblea nacional; el rey, empero, detenta el poder supremo.