La fiscalía federal alemana informó hoy de la detención de un hombre de 37 años, bajo sospecha de complicidad con el trío de neonazis implicados en diez asesinatos, en su mayoría de inmigrantes de origen turco o griego, además de una agente de la policía.

El detenido es sospechoso de pertenencia a una organización terrorista con "trasfondo nacionalsocialista", indicaron fuentes del departamento fiscal, con sede en Karlsruhe (oeste del país).

La fiscalía federal asumió el pasado viernes la investigación de una presunta trama ultraderechista como responsable de los asesinatos, entre 2000 y 2007, de ocho comerciantes turcos y un griego, así como de una agente de la policía.

El caso salió a relucir una semana atrás, tras aparecer muertos en una caravana dos hombres, de 34 y 38 años, inmediatamente después de haber cometido un atraco a un banco.

A su muerte, aparentemente un suicidio, siguió la explosión de la vivienda que compartían con una tercera miembro del grupo, una mujer que poco después se entregó a la policía y que se encuentra desde entonces detenida.

En la caravana se encontró el arma de una policía asesinada en 2007, en Heilbronn (sur del país), mientras que las ruinas de la casa se halló la pistola con que fueron asesinados hasta nueve inmigrantes, entre 2000 y 2006 y en distintas ciudades repartidas por toda Alemania.

Tales hallazgos llevaron a la fiscalía federal a asumir el caso del presunto terceto de asesinos, de los que hasta entonces se sabía que en los años 90 habían militado en organizaciones ultraderechistas y atracado al menos 14 bancos.

Según revela en su último número, aparecido hoy, el semanario "Der Spiegel", en las ruinas de la casa se encontraron asimismo varios DVD conteniendo una confesión grabada de la autoría de esos asesinatos, además de la implicación en otros atentados sin víctimas mortales.

En las grabaciones aparecen asimismo imágenes de algunas de sus víctimas, inmediatamente después de haber sido asesinadas de un tiro en la cabeza.

El detenido ahora como presunto cómplice, identificado como Holger G. y residente en Hannover (norte de Alemania), es sospechoso de pertenecer al mismo grupo de ideología nacionalsocialista que el terceto y se investiga su eventual implicación en esos asesinatos.

Según la fiscalía, el hombre estaba en contacto con el terceto desde 1990 y al parecer les facilitó documentos de identidad falsos y les alquiló repetidamente caravanas como la que utilizaron para el asesinato de la policía o para el suicidio de los dos hombres, el 4 de noviembre.