La policía de Washington busca a un joven en relación con los reportes de disparos registrados la noche del viernes en los alrededores de la Casa Blanca, hecho que obligó a cerrar al tráfico varias calles, informó hoy el diario Huffington Post.

Los agentes buscan al joven de 21 años Óscar Ramiro Ortega para interrogarle sobre el incidente, descubierto después de que varios testigos denunciaran haber oído disparos y haber visto a dos autos correr a gran velocidad por la avenida de la Constitución, en el centro de la capital.

La policía de parques se ha negado a especificar la conexión entre Ortega y el suceso y no le ha identificado como sospechoso.

No obstante, el sargento David Schlosser dijo en declaraciones a la prensa local que, con base en las pruebas encontradas en un vehículo abandonado, los agentes dedujeron que el individuo podía tener algún tipo de información.

Las autoridades han reducido la investigación a un solo vehículo de los dos que se alejaron a toda velocidad del lugar de los hechos, un Honda que encontraron después abandonado en la calle 23 y en el que hallaron un rifle de asalto AK-47.

El supuesto tiroteo tuvo lugar cerca de la calle 16, entre la Casa Blanca y el monumento a Washington, y obligó a cerrar la avenida de la Constitución entre las calles 15, 17 y 23.

No parece, sin embargo, que la mansión presidencial fuera el objetivo de los sospechosos, algo que sería extraño ya que tanto el presidente Barack Obama como su esposa se encuentran en Hawai, presidiendo la a cumbre APEC de dirigentes de Asia y el Pacífico.