Una protesta de operarios del aeropuerto argentino de Ezeiza obligó a la compañía estatal de aviación Aerolíneas Argentinas a reprogramar varios de sus vuelos el domingo, mientras que el gobierno se apresta a contraatacar con un reclamo para que la justicia declare la ilegalidad de las medidas del sindicato.

El secretario nacional de Transporte, Juan Pablo Schiavi, confirmó en declaraciones al canal de noticias CN5 que "todos los vuelos internacionales de Aerolíneas Argentinas han sido suspendidos".

Según la empresa, se reprogramaron todos los vuelos desde Buenos Aires hacia Madrid, Barcelona, Roma, Miami, México, Bogotá, Caracas y Auckland/Sydney que debían despegar desde Ezeiza. También se vieron afectadas las partidas desde el aeroparque metropolitano Jorge Newbery, en la ciudad de Buenos Aires, hacia Chile, Brasil y Uruguay.

El reclamo de los trabajadores agremiados en la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA) obedece a que "hay aviones fuera de servicio, por responsabilidad de la empresa, pues tenían los trenes de aterrizaje vencidos", indicó el presidente del sindicato, Ricardo Cirielli, al mismo canal.

Empero, desde el gobierno se acusó al gremio de haber desconocido un fallo judicial que obligaba a los trabajadores a presentarse a una instancia de conciliación ante el Ministerio de Trabajo y deponer los paros. "Estamos esperando saber cuáles son los reclamos de estos señores", indicó Schiavi.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, agregó a CN5 que "vamos a exigir el acatamiento de la conciliación obligatoria", y anunció que el lunes "a través de la Justicia vamos a pedir la cancelación de la personería gremial de APTA".

Tomada expresó que confía en que la justicia declarará la "ilegalidad" de las medidas gremiales.