El dúo formado por el guitarrista español Tomatito y el pianista dominicano Michel Camilo, que concluye hoy en Tokio su gira japonesa, aseguró a Efe que fue en Japón donde nació su proyecto y la idea de grabar un primer disco de flamenco-jazz.

"Vinimos a tocar sin disco ni nada, tocábamos porque nos lo pasábamos bien, ni siquiera pensábamos en grabar", afirmó el guitarrista almeriense José Fernández Torres, más conocido como Tomatito.

"La idea de grabar juntos surgió de una gira en Japón", señaló Camilo en una entrevista con Efe, que detalló cómo después de dar un recital decidieron llevarse de recuerdo cada uno una copia del concierto para escucharlo en casa: "Y el recuerdo se ha vuelto un proyecto mundial", añadió.

Después de los éxitos de sus dos primeros trabajos juntos, "Spain"(2000) y "Spain Again" (2006), preparan un nuevo disco de estudio, "Spain Forever", que esperan grabar en abril de 2012, publicarlo en octubre e iniciar una gira en noviembre.

La pareja, sonriente y feliz en su regreso a Japón, adelantó que para el nuevo trabajo se mantienen "muy abiertos" a todas las posibilidades. Tomatito explica: el disco estará compuesto por temas "de autores nuevos y cosas nuestras".

"Hemos estado compartiendo ideas en la gira de Japón. La segunda etapa es probarlas y finalmente entramos en el estudio de grabación", añadió Camilo.

Su "matrimonio", sustentado en "el respeto, la tolerancia, el cariño y la amistad", según dijo Tomatito, hace que en el escenario logren una "convulsión entre el flamenco y el jazz" que crea "una identidad que perdurará siempre", completó Camilo.

Los dos músicos, que terminan una gira de cinco días y diez conciertos en el local de jazz tokiota Blue Note, se mostraron encantados de volver a Japón: "Un país maravilloso donde la cultura musical es bastante alta y el público muy fiel".

Para el pianista dominicano, los conciertos en Tokio cobran más importancia después del terremoto del 11 de marzo ya que, en su opinión, "en momentos de crisis el arte es importantísimo, más necesario que nunca. El pueblo quiere divertirse".

La gira japonesa les ha brindado "la oportunidad de explorar juntos, de probar nuevas cosas arriesgadas", lo que se traduce en conciertos en los que la improvisación reina y deja latente su "amor hacia la música", concluyó Tomatito.