Al frente por primera vez en todo el año, el estadounidense Tiger Woods obtuvo el mismo resultado que la última vez que estuvo como líder en la tabla de posiciones en un torneo de golf.

No pudo romper el par.

Woods hizo bogey en sus primeros tres hoyos el sábado en el Abierto de Australia y no mejoró mucho después de eso. Consiguió sólo dos birdies en un buen día para anotar, firmó una tarjeta de 75 golpes, tres sobre par, y pasó de una ventaja de un golpe a seis detrás de John Senden.

Era sólo la tercera ocasión desde la última victoria de Woods hace dos años que tenía al menos una parte de la ventaja después de una ronda. Y es la tercera vez que estaba sobre par.

Esta ronda le permitió terminar con la sequía más larga de su carrera. Sólo una vez ha ganado un torneo cuando ha tenido seis golpes de desventaja hacia la ronda final, y eso fue hace casi 14 años en Tailandia.

Senden, quien ganó el Abierto de Australia hace cinco años, consiguió birdies en sus dos últimos hoyos para terminar con una tarjeta de 63 golpes, nueve bajo par, dándole una ventaja de un golpe sobre Jason Day de camino al campo The Lakes el domingo.

Day celebró su cumpleaños 24 firmando una tarjeta de 68 golpes y obteniendo la oportunidad de ganar en su primer viaje a su natal Australia en casi cinco años.

Greg Chalmers tuvo un 67 y se quedó dos golpes detrás, seguido por Nick O'Hern (66) y Nick Watney (68), uno de ocho estadounidenses que llegaron al torneo australiano para preparase para la Copa Presidentes a efectuarse la próxima semana en el campo de golf Royal Melbourne.

A la delantera por primera vez desde la ronda final del Chevron World Challenge el año pasado, no pasó mucho tiempo para que Woods comenzara a perseguir.