Matt Kenseth consiguió el sábado la principal posición de largada para la carrera de la NASCAR en el autódromo de Phoenix, sin pensar jamás que el logro favorecería a su compañero de equipo que le disputa el campeonato.

Cuando supo que había ayudado a Carl Edwards, Kenseth fingió que todo era parte de un plan.

"Ese era mi plan. Pensé: 'Caray, si podemos instalarnos en la pole, eso le ayudará''', dijo Kenseth con una sonrisa.

Kenseth dio el sábado una vuelta a 220,6 kilómetros por hora (137,101 millas por hora) para ganar su tercera pole en la temporada, ahora para la carrera del domingo. Fue en la parte final de las pruebas cuando la consiguió, y así separó a Edwards y Tony Stewart en la parrilla de salida.

Antes de esa vuelta de Kenseth, esos dos pilotos era séptimo y octavo en la lista de clasificación, sitios que los colocaban lado a lado en la carrera del domingo.

Cuando Kenseth se puso al frente de la parrilla, Stewart bajó la octavo sitio y Edwards al noveno. Eso significa que Stewart arrancará en la parte exterior de la cuarta fila, mientras Edwards lo hará en el lado interno de la quinta.

"Yo planee eso. Así soy de bueno", afirmó Kenseth.

Pero en realidad subestimó el significado de las posiciones de largada de los dos aspirantes al campeonato. Edwards toma una ventaja de tres puntos sobre Stewart en la penúltima de las 10 carreras del Chase que define el campeonato de la Copa Sprint.

"La parte de bajo va a ser posiblemente una ventaja en la partida, pero todavía está a 300 millas (482 kilómetros) y creo que en cierto momento de la carrera cada carro va a estar un poco en la parte superior", dijo Kenseth.

AJ Allmendinger y Marcos Ambrose ganaron el segundo y tercer lugar, con lo que Ford ocupó los tres primeros sitios. Mark Martin ocupó el cuarto y Martin Truex Jr. fue quinto, seguido de Jamie McMurray y David Reutimann.

El piloto colombiano Juan Pablo Montoya partirá desde el lugar 26 en su Chevrolet.