La región de Castilla-La Mancha, en el centro de España, ha sacado a subasta parte de su flota de vehículos oficiales en un intento por recaudar dinero en tiempos difíciles.

El portavoz regional Leandro Esteban dijo que el más interesante de 68 vehículos es una limosina Audi A8 a prueba de balas que se compró hace cuatro años por 376.000 euros (513.000 dólares) y que apenas utilizó el anterior presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

El Partido Popular, de oposición, logró el poder en este ex bastión socialista durante las elecciones regionales de mayo.

Los socialistas dicen que la subasta es un artilugio electoral de la nueva presidenta de la Junta de Comunidades, María Dolores de Cospedal García, para destacar el "excesivo gasto socialista". Cospedal es además secretaria general del PP.

España efectuará elecciones generales el 20 de noviembre.

Los vehículos fueron exhibidos el sábado.