El presidente Evo Morales pidió el sábado a los bolivianos ahorrar electricidad después que se suscitaron apagones en las principales ciudades del país.

"Quiero recomendar que es importante ahorrar energía, hay que saber ahorrar la plata del pueblo y eso es apagando la luz al momento de abandonar la oficina y esa cultura no tenemos... No es solamente porque nos falte energía", señaló Morales en la región central de Cochabamba.

El gobernante entregó el sábado por la mañana la primera termoeléctrica que generará 25 megavatios con la cual se espera reducir un poco la falta de reservas de energía eléctrica.

En La Paz y Santa Cruz, los pasados días se generaron apagones por un uso mayor al previsto.

El mandatario aseguró en la ceremonia que su gestión y la Empresa Nacional de Electricidad buscan aumentar la oferta de electricidad con millonaria inversiones para evitar los problemas de provisión de energía.

Morales aseguró que en su gestión se invirtió más de 185 millones de dólares, incluido la Planta de Carrasco que tiene un costo de 90 millones y los privados 35,7 millones.

Indicó que los funcionarios públicos no tienen cuidado con el ahorro de energía por ello pidió que ellos inicien la campaña de ahorro de electricidad y que también es necesario que la población se sensibilice y no derroche ese recurso.

Septiembre fue el más crítico. La oferta se situó en 1.093 megavatios (MW) diarios y la demanda en 1.041 con incrementos por encima de ese tope en horas pico, según informes oficiales. Para el 2012 la demanda subirá a 1.214 MW.

Morales nacionalizó los hidrocarburos en 2006 y en mayo de 2010 hizo lo propio con cuatro empresas eléctricas, entre ellas tres que generan el 80% del consumo nacional, una de capitales británicos, otra francesa y la tercera de inversionistas locales.

El mandatario justificó la nacionalización para reactivar la industria ya que los privados no hacían las inversiones esperadas y anunció un ambicioso plan para la instalación de nuevas generadoras a gas natural que es el recurso más abundante en el país.

Poco más de 80% del suministro proviene de termoeléctricas alimentadas por gas, cuya industria también padece la falta de inversiones.

Morales aseguró que en su gestión se invirtió más de 185 millones de dólares, incluido la Planta de Carrasco que tiene un costo de 90 millones y los privados 35,7 millones.