El veterano Cuauhtémoc Blanco desea regresar al América para tratar de sacar de apuros al equipo del que fue una figura emblemática.

Las Aguilas terminaron en el penúltimo lugar de la clasificación general del Apertura mexicano, en uno de sus peores resultados históricos que incluso desencadenó la renuncia del presidente Michel Bauer.

El nuevo presidente del equipo, Ricardo Peláez, no descartó el regreso del "Cuau" pero dijo que el América "no está para homenajes" en una posible alusión a la larga trayectoria de Blanco.

"Yo no quiero homenajes", dijo Blanco el sábado. "Si Dios quiere y llego al América les voy a demostrar que todavía hay Cuauhtémoc para rato".

Blanco, quien es uno de los símbolos de las Aguilas donde debutó en 1992, es un veterano de 38 años de edad que actualmente juega con el Irapuato de la liga de ascenso.

"Me pican el orgullo, ojalá se haga lo del América pero no hemos tenido pláticas", agregó el jugador, quien ha sido tres veces mundialista.

Blanco ha vivido cuatro etapas como jugador de las Aguilas, la última terminó en el 2007, cuando emigró al Chicago Fire de la MLS, pero desde entonces dijo que le gustaría retirarse con el equipo donde debutó.

Peláez, quien fue presentado el jueves, debe nombrar un entrenador y luego decidir qué jugadores serán los que integren la plantilla para el Clausura 2012.

Actualmente, todos los elementos que jugaron el Apertura están transferibles.

"A todos nos da tristeza esto, a mí y a cualquier aficionado, pero hay que estar en las buenas y en las malas", dijo Blanco, quien termina su contrato con Irapuato en diciembre, y afirmó que hasta entonces no volverá a hablar más del América.