La única montera que el torero Manolete lució a lo largo de su carrera se vendió en una subasta celebrada en Estados Unidos por casi 6.000 dólares, anunció hoy la firma Heritage, que esperaba recaudar unos 20.000 dólares por la icónica pieza del diestro español.

Un comprador se hizo con la montera por un precio final de 5.975 dólares, el más alto alcanzado entre los integrantes de la colección de los objetos que pertenecieron a Manuel Rodríguez "Manolete" (1917-1947), considerado uno de los mejores toreros de la historia, y que la firma puso a la venta en Dallas (Texas).

En la misma puja, que recaudó en total poco más de 13.000 dólares, se vendió una máscara mortuoria del matador por 2.988 dólares, aunque la casa de subastas había estimado en unos 10.000 el objeto que sirvió como molde para elaborar una de las tantas estatuas que se erigieron tras el fallecimiento del torero.

Manolete murió en 1947 tras recibir una mortal cornada en la plaza de toros de la localidad andaluza de Linares (Jaén, España).

Entre las piezas vendidas en Texas por Heritage, todas procedentes de la colección de un amigo del torero, destacó también un álbum fotográfico familiar con más de 600 instantáneas profesionales y personales, que alcanzó un precio de 2.390 dólares, también por debajo de los 8.000 en los que lo había valorado la firma.

Las imágenes de ese álbum fueron recopiladas por la madre del matador y, según explicó la casa de subastas al anunciar su venta, constituye "una de las colecciones más completas de fotos de Manolete que existen".

Por 1.195 dólares se vendió asimismo una carta autografiada de 1947 en la que el maestro se despide de México, un país donde toreó en diversas ocasiones y en el que gozó de un reconocimiento similar al que tenía en España, su país natal.

Un gastado reloj de pulsera que regalaron a Manolete en una de sus visitas a México fue adjudicado finalmente por 598 dólares, lejos de los 2.000 dólares que había previsto Heritage, que dejó sin vender un traje chaqueta que el torero vistió en los años cuarenta y un pañuelo de seda bordado con el nombre del torero. EFE