El alcalde de la población colombiana de Toribío, seis civiles más y tres policías resultaron heridos hoy al explotar una bomba activada por presuntos guerrilleros de las FARC, informaron las autoridades de esa localidad, ubicada en el suroeste del país.

El secretario de Gobierno de Toribío, Alberto Ospina, dijo a Efe por teléfono que el alcalde Carlos Alberto Banguero y los demás heridos fueron alcanzados por la explosión cuando caminaban por una calle del centro esta localidad del departamento del Cauca.

"Las heridas del alcalde son con esquirlas en la espalda y una pierna", precisó Ospina, quien agregó que el funcionario y los tres policías fueron evacuados del pueblo en un helicóptero del Ejército Nacional que, al parecer, los llevó a Popayán, la capital regional.

El estado de salud de uno de los policías es grave, apuntó Ospina.

El funcionario observó que el artefacto había sido dejado en la puerta de acceso a la Casa de Justicia, edificación de una planta situada en el centro de Toribío, que hoy registraba mucha afluencia por ser día de mercado (compra de víveres y alimentos).

Las autoridades policiales atribuyeron la acción al sexto frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuyo jefe máximo, alias "Alfonso Cano", murió en la misma región el pasado 4 de noviembre, en un combate con tropas militares.

El líder insurgente cayó ese día por la noche en la zona montañosa de Suárez, municipio de la misma región norte del Cauca a la que pertenece Toribío y en la las FARC han mantenido en los años recientes una inusitada actividad.

Con 63 años de edad y casi cuarenta de trayectoria en las FARC, "Cano", alias del antropólogo Guillermo León Sáenz, estaba al mando de la organización desde mediados de 2008 y tras la muerte natural de su fundador y hasta entonces único comandante en jefe, Pedro Antonio Marín ("Manuel Marulanda" o "Tirofijo").