El presidente del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón, dijo hoy que recibió con "gran alegría" el anuncio del viaje que prepara el papa Benedicto XVI a la isla en 2012 y consideró que será "un honor" recibirlo.

"Me causa francamente una gran felicidad, una gran alegría, creo que es una gran noticia y coincido con las palabras que pronunció ayer el cardenal (Jaime) Ortega", declaró Alarcón a periodistas tras participar en la clausura de un encuentro internacional sobre lucha contra la corrupción en La Habana.

Alarcón también señaló que "para todos los cubanos va a ser un honor" esa visita y dijo que Cuba espera "recibirlo y mostrarle la simpatía y el cariño que los cubanos sienten por él".

El cardenal Ortega, máxima autoridad de la Iglesia católica en la isla, manifestó el jueves en La Habana que Benedicto XVI le ha dado "prioridad" a Cuba con el anuncio de los preparativos del viaje previsto para la primavera del próximo año, al tiempo que calificó esa visita como "un gran bien" y algo "muy especial" para el país.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, había anunciado ese día que el papa Benedicto XVI prepara un viaje a México y Cuba en la primavera de 2012, el segundo que realizará a América Latina, tras su visita a Brasil en 2007.

La primera y hasta ahora única visita de un Sumo Pontífice a Cuba fue la cursada por Juan Pablo II (1920-2005) en enero de 1998 en un viaje considerado "histórico" en la isla.