El alcalde electo de Bogotá, Gustavo Petro, calificó hoy de "positiva" la reunión que por una hora sostuvo con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en el que abordaron temas de transporte, educación, salud y nutrición.

"Nuestro encuentro fue positivo", señaló Petro a periodistas a la salida de la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo y lugar en el que se cumplió la cita entre los dos principales cargos del país.

El burgomaestre capitalino indicó que dialogó con Santos sobre la necesidad de ampliar el metro de Bogotá para que pueda beneficiar a más habitantes del sur y del occidente de la capital y que debe estar conectado con Transmilenio, un sistema de transporte público prestado por gigantescos autobuses articulados.

También se abordó la necesidad de que Bogotá se pueda conectar con puertos de la región y con ello volverse más competitiva de cara a los tratados de libre comercio que con varios países entran a regir en corto tiempo, entre ellos con Estados Unidos.

Igualmente, acordaron iniciar los estudios para la reapertura del Hospital San Juan de Dios, cerrado hace varios años y al que acudía la población menos favorecida de Bogotá para recibir atención médica.

Otro de los temas fue el referente a las grandes transformaciones en materia de vivienda que se deben hacer en Bogotá, lo que hace necesario trasladar instalaciones en donde actualmente funcionan varios ministerios.

En esos terrenos se levantarían gigantescas ciudadelas, que se pretende cumplan estándares ecológicos y tendrían muy cerca los sistemas de transporte masivo.

Este es el primer encuentro entre Santos y Petro, quien llegó a esta posición por voto popular tras abandonar la ilegalidad que le significó pertenecer al grupo guerrillero M-19.

Petro se integró de lleno a la vida política tras la desmovilización del M-19 por un acuerdo de paz con el Gobierno del entonces presidente Virgilio Barco (1986-1990).