China está dispuesta a estudiar su adhesión a las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) para crear una zona de libre comercio en la región Asia-Pacífico si es invitada.

"Si un día recibimos tal invitación, la estudiaremos seriamente", respondió escuetamente a los periodistas Yu Jianhua, asistente del Ministerio de Comercio chino, tras la reunión que los titulares de comercio del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) celebraron el viernes en Honolulu (EEUU), en vísperas de la cumbre de líderes del bloque.

El representante de Comercio Exterior de EEUU, Ron Kirk, puntualizó que el TPP "no es un club cerrado" y que, por tanto, nadie debe esperar a ser invitado para unirse.

Sin embargo, EEUU sí ha animado durante los últimos meses a Japón a sumarse al TPP y el Gobierno nipón acaba de decidir que quiere unirse a las negociaciones para dar un impulso a la estancada economía nacional.

Canadá y México también han manifestado "interés" en sumarse a las negociaciones del TPP, según reveló este viernes el presidente chileno, Sebastián Piñera.

China se ha mostrado hasta ahora reacia a la idea de crear una zona de libre comercio dentro del APEC, con el argumento de que las economías del bloque tienen ritmos y evoluciones muy distintas.

Del TPP ya forman parte nueve de las 21 economías del APEC (EEUU, Australia, Brunei, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Vietnam y Perú).

Ahora esos países deben decidir si admiten en las negociaciones a nuevos miembros como Japón, lo que podría retrasar el cierre del TPP, previsto inicialmente para mediados de 2012.