El presidente de México, Felipe Calderón, visitó hoy los dos velatorios instalados en Ciudad de México, uno civil y otro militar, donde familiares y seres queridos despidieron al secretario de Gobernación, José Francisco Blake, y a las otras siete víctimas del accidente de helicóptero ocurrido el viernes.

Los funcionarios y militares murieron en un accidente de helicóptero registrado en el municipio de Chalco, Estado de México, vecino a Ciudad de México, cuando la aeronave en que viajaban se dirigía a una reunión de fiscales prevista en Cuernavaca.

La nubosidad que había en la zona ha sido señalada en un primer momento como la posible causa del siniestro, aunque será un equipo de expertos mexicanos, estadounidenses y franceses el que determine la causa por la que se precipitó el Eurocopter contra el cerro Chayaqueme.

Normalmente el trayecto en helicóptero entre Ciudad de México y Cuernavaca es más directo, sobrevolando el Picacho Ajusco, un volcán inactivo, pero al parecer el clima adverso motivó que los pilotos optaran por volar por una vía alterna, por Amecameca y el Cerro Tepotzteco, dando un rodeo.

Este sábado, el presidente Calderón acompañado de la primera dama, Margarita Zavala, ofrecieron personalmente sus condolencias a los familiares de los ocho fallecidos, cuatro civiles y cuatro militares, que fueron velados en dos puntos distintos de la capital.

Por los velorios pasaron además varios ministros, entre ellos el de la Defensa, Guillermo Galván, y de Marina, Mariano Saynez, y la procuradora general de la República, Marisela Morales, así como el antecesor del ministro Blake, el abogado Fernando Gómez Mont.

Además han estado despidiendo a los funcionarios y militares algunos de los aspirantes a la Presidencia de México para las elecciones del 1 de julio de 2012.

En pocas horas los restos mortales de los ocho fallecidos serán trasladados al Campo Militar Marte, ubicado en la zona occidental de Ciudad de México, donde habrá una funeral de Estado en su memoria.

El mismo comenzará a las 16.00 hora local (22.00 GMT) y estará encabezado por el presidente Calderón.

Las ocho víctimas son además del ministro de Gobernación (Interior), el viceministro de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la dependencia, Felipe de Jesús Zamora Castro, y el director de Comunicación del ministerio, José Alfredo García Medina.

También fallecieron la secretaria Técnica de la oficina de Blake, Diana Miriam Hayton Sánchez, y cuatro militares, el mayor René de León Zapien, el teniente coronel Felipe Bacio Cortés, el teniente Pedro Ramón Escobar Becerra y el sargento Jorge Luis Juárez Gómez.

El accidente, segundo en el que pierde la vida un ministro de Gobernación mexicano en los últimos tres años y tercero de un ministro mexicano desde 2005, ha causado una honda consternación en la sociedad mexicana.

El 4 de noviembre de 2008, el entonces titular de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, perdió la vida junto al asesor presidencial para seguridad José Luis Vasconcelos y otras seis personas.

En este caso la avioneta en que viajaban se estrelló violentamente al perder el control de la aeronave sus pilotos como consecuencia de unas turbulencias en una avenida de ciudad de México.

El Gobierno mexicano ha recibido numerosas condolencias de países como Argentina, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, y Venezuela, entre otros, así como de organismos internacionales como la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA).