Al menos cinco personas resultaron heridas, entre ellas un alcalde, el sábado por un carga explosiva en un poblado del suroeste del país y que ha sido frecuente objeto de ataques rebeldes.

La explosión se registró en la localidad de Toribío, en el departamento de Cauca y a unos 320 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El alcalde local Carlos Banguero resultó herido por las esquirlas de la carga explosiva dejada dentro de un medidor de consumo de agua ubicado en la calle cerca de la sede de la alcaldía de Toribío, explicó en diálogo telefónico el coronel Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Nacional en Cauca.

También resultaron heridos otros dos civiles y dos policías que pasaban por la calle en ese momento, agregó.

Atribuyó el ataque al Frente 6to de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que históricamente han tenido presencia en aquella zona.

María Santacruz, esposa de Banguero, de 51 años, dijo brevemente en diálogo telefónico que su marido tenía heridas de esquirlas en los brazos, piernas y espalda y que lo llevarían en helicóptero junto a otros heridos a la ciudad de Cali, en el vecino departamento de Valle de Cauca, porque las vías terrestres de Toribío están empantanadas debidos a las lluvias.

La localidad de Toribío y los municipios de Caldono y Corinto, entre otros del norte de Cauca, han sido a lo largo del año objeto de frecuentes incursiones de grupos ilegales como las FARC.

En julio pasado al menos un policía y dos civiles murieron y otras 60 personas resultaron heridas cuando los insurgentes hicieron estallar a una cuadra de la alcaldía de Toribío un autobús que cargaron con cilindros de gas a los que usualmente agregan metralla y utilizan como morteros artesanales.

En esa zona del norte del Cauca, en una zona rural del municipio de Suárez, cercano a Toribío, fue abatido por la fuerza pública el pasado 4 de noviembre Alfonso Cano, el máximo jefe de las FARC.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino

Agréganos en facebook.com/foxnewslatino