Un tiroteo letal frente al campamento de manifestantes Ocupemos Oakland en el norte de California, el aparente suicidio de un militar veterano en otro campamento de protesta en Vermont y un hombre muerto en un campamento en Utah motivaron que se abrieran investigaciones.

El homicidio en Oakland tensó aún más las relaciones entre las autoridades locales y los manifestantes contra Wall Street. Una investigación preliminar sobre la balacera del jueves en la que murió un hombre sugiere que se derivó de un pleito entre dos grupos de personas en el interior o en las inmediaciones del campamento en una plaza frente al ayuntamiento de Oakland, dijo el jefe policial Howard Jordan.

Los investigadores aún no saben si los hombres en el pleito estaban vinculados con Ocupemos Oakland, pero analizan los reportes de que algunos participantes en la protesta intentaron detener el altercado, señaló Jordan.

Las investigaciones preliminares muestran que un veterano militar de 35 años se hirió de muerte con un balazo en la cabeza el jueves en un campamento de Ocupemos Wall Street, informó la policía de Burlington, Vermont. El nombre del individuo del condado de Chittenden no ha sido dado a conocer porque aún no se notificó su fallecimiento a todos sus familiares.

Se disparó dentro de una tienda de campaña en el parque del ayuntamiento. Mike Noble, portavoz del hospital Fletcher Allen en Burlington, confirmó la muerte del hombre, pero indicó que no podía proporcionar más detalles.

El subjefe Andi Higbee en Burlington dijo a los periodistas que la muerte a tiros generó interrogantes en torno a si se permitirá que la protesta continúe.

"Nuestra responsabilidad es mantener seguro al público. Cuando ocurre un disparo de arma de fuego en un sitio público como éste, es una buena causa para estar preocupados, muy preocupados", afirmó Higbee.

Los organizadores del campamento dijeron que el ataque no está relacionado con sus actividades, mientras que líderes municipales y empresarios mencionaron el fallecimiento como una muestra de que el campamento está generando delincuencia y resta recursos que las autoridades de seguridad tenían dedicados a otros asuntos.

El jefe de la policía de Salt Lake City ordenó a todos los manifestantes que retiraran sus casas de campaña de un parque luego de que las autoridades encontraron el cuerpo de un hombre de unos 45 años. Aún no se conocía la causa de muerte, pero las autoridades dijeron que no parecía de primera vista un homicidio.