América Latina debe mejorar de forma urgente la calidad de su educación para enfrentar la crisis económica y adecuarse al nuevo entorno global, advirtieron el viernes en Santo Domingo los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Ernesto Zedillo.

"El que hoy no esté capacitado no va a entrar a ninguna de las actividades modernas y eso es dramático", dijo el uruguayo Sanguinetti, al participar con el mexicano Zedillo y el presidente dominicano Leonel Fernández en un foro sobre el impacto de la crisis financiera en la región.

Zedillo (1996-2000) advirtió que la situación económica de Europa es una muestra de que en "América Latina tenemos que prepararnos para los escenarios más adversos".

Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) recordó que según diversos informes internacionales, la educación en América Latina está muy por debajo de otras regiones, además de que se incrementa constantemente la población de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

Todos esos jóvenes con bajo nivel de educación "sólo van a servir de soldados para el narcotráfico. Ahí está el desafío", alertó el ex mandatario uruguayo.

La advertencia de Sanguinetti se produce en momentos en que grupos populares y estudiantiles de varios países de la región, incluida República Dominicana, protestan en las calles para demandar una mejor educación.

Más de 200 organizaciones civiles de República Dominicana han realizado protestas desde el 2010 contra la negativa del gobierno a destinar el 4% del PIB a la educación básica, como lo establece la ley local.

"No hay una relación entre calidad de la educación y cantidad del presupuesto", dijo Fernández en el foro para explicar las razones de su negativa a incrementar las partidas al sector educativo.

Fernández detalló que debido a que los ingresos fiscales de su país sólo representan el 12,8% del PIB, su gobierno no puede destinar 4% sólo a la educación básica. "Frente a recursos limitados, se hace lo posible. Y lo posible es lo que estamos haciendo", aclaró Fernández.

Tanto Sanguinetti como Fernández coincidieron que la educación "no es asunto de dinero", sino de un cambio estructural en su organización, con mejor capacitación de profesores y programas de estudio.

"Hablar de educación es qué se enseña, cómo se enseña y para qué se enseña, y después discutimos el resto y nos ponemos de acuerdo", destacó Fernández en respuesta a los reclamos populares para que incremente el presupuesto educativo.

Según un estudio del Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL), difundido el jueves en Santo Domingo, "los estudiantes dominicanos son los que menos aprenden en la región, obteniendo las peores calificaciones" en las evaluaciones internacionales.

La educación básica dominicana se ubica en el antepenúltimo puesto del índice de competitividad 2011-2012 del Foro Económico Mundial, mientras que 60% de las escuelas carece de agua potable, según Naciones Unidas.

Ante la presión de los grupos populares, el gobierno dominicano incrementó en el presupuesto del 2012 las partidas para educación básica del 1,9% del PIB al 2,45%.

Fernández y los ex presidentes participaron en el foro "Crisis Global y su impacto en América Latina y el Caribe", organizado por una universidad dominicana y la mexicana Fundación Vidanta.