Manny Pacquiao se comporta como si fuese algo personal, pero luego alega que no lo es. Simplemente se trata de otra noche en el cuadrilátero, otro combate para aumentar su leyenda y llevarse otros 25 millones de dólares de vuelta a Filipinas.

No es así de sencillo para Juan Manuel Márquez. El mexicano está seguro de que ganó sus dos peleas anteriores contra el filipino, y el sábado subirá al ring en busca de la revancha en la que será la noche más lucrativa de su carrera.

"Espero que los jueces anoten en sus tarjetas lo que ven, no como las otras dos peleas cuando no fueron imparciales", dijo Márquez.

Los jueces podrían no ser necesarios en esta ocasión. Márquez ha ganado musculatura para llegar a la categoría welter e incrementar su poder en el cuadrilátero, y Pacquiao — que derribó a Márquez cuatro veces en sus dos peleas — tiene mucha más potencia que la última vez que se enfrentaron hace tres años.

Además, ambos púgiles lanzan golpes casi sin parar, otro ingrediente que hace pensar que la pelea podría terminar antes de los 12 asaltos.

"No estoy pensando en el nocaut", dijo Pacquiao. "Si se da el nocaut, es sólo el premio a los sacrificios hechos durante el entrenamiento".

Pacquiao vuelve al cuadrilátero por primera vez desde que apabulló a Shane Mosley en mayo y se enfrenta con un rival que conoce a la perfección y con el que ya intercambió golpes durante 24 asaltos en dos reyertas previas.

Unos asaltos que, para muchos observadores, ganó Márquez.

Pero la primera pelea hace siete años fue en 125 libras (56,7 kilos) de peso. La segunda, hace cuatro años, fue a 130 libras (59 kilos).

Esta será por el peso welter (147 libras, 66,7 kilos), aunque será en un peso acordado de 144 libras (65,3 kilos). Es un peso en el que Pacquiao se ha visto cómodo en los pasados años, pero Márquez no tuvo éxito la única ocasión que pasó las 140 libras (63,5 kilos) al caer ante Floyd Mayweather Jr.

Esa es la razón principal por la cual el filipino es favorito 7-1 en una pelea que seguramente tendrá bastante acción.

"En 144 libras será diferente", dijo Pacquiao. "He mejorado mi boxeo y mi poder. Todo será diferente".

Pacquiao — cuya última derrota fue en 2005 en 130 libras — arriesga ante Márquez una racha de a 14 victorias. Márquez ha sido campeón en tres categorías distintas.

Aunque es la coronación de una rivalidad memorable, este no es el oponente que el mundo del boxeo y los aficionados querían para Pacquiao. Ese sería Mayweather.

Sin embargo, eso no es tanto por culpa de Pacquiao, ya que Mayweather no parece serio respecto a pelear contra el filipino.

En sus dos primeras peleas, Márquez utilizó sus espléndidas habilidades para el contragolpe para mantener a Pacquiao a raya. Aunque se fue a la lona — tres veces en el primer episodio de la primera pelea — Márquez fue más que competitivo en dos peleas que hubieran podido ser para cualquiera.

La primera pelea fue marcada como un empate y la segunda fue una decisión dividida para Pacquiao, lo cual todavía corroe a Márquez, quien utilizó una camiseta que decía que fue robado en ambas peleas, cuando ambos pugilistas estaban en las Filipinas promocionando el combate.

Eso le molestó a Pacquiao, aunque dijo esta semana que no hay nada personal entre ellos.

"El fue a las Filipinas con una camiseta que decía 'Vencí a Manny Pacquiao dos veces''', dijo Pacquiao. "No estoy enojado. El puede decir y hacer lo que quiera".

____

Tim Dahlberg está en Twitter en http://twitter.com/timdahlberg