Estamos viviendo, dentro de la forma de actuación de las fuerzas delincuenciales del país, un nuevo momento en que descubren que la utilización de redes sociales se convierte también en un mecanismo de comunicación importante", dijo a la AP Erick Fernández, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana.

El cuerpo decapitado de un hombre fue abandonado esta semana en un monumento de la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, junto con un mensaje en el que entre otras cosas se leía "me pasó esto por no entender que no debo reportar en las redes sociales", informaron las autoridades.

En el mensaje se le identifica por el alias "Rascatripas" y que presuntamente moderaba el foro "Nuevo Laredo en Vivo" en internet, utilizado por los habitantes de esa localidad para denunciar el crimen y alertarse sobre balaceras y cierres de caminos que realizan los delincuentes. Las autoridades locales no han identificado oficialmente a la víctima.

En septiembre, otras tres personas fueron asesinadas en Nuevo Laredo presuntamente por miembros del narcotráfico que en mensajes escritos similares les reclamaban haber hecho denuncias en internet. De esas víctimas, sólo una ha sido identificada como María Elizabeth Macías, conocida como "La Nena de Laredo" y quien presuntamente era también moderadora en el sitio "Nuevo Laredo en Vivo".

Estamos viviendo, dentro de la forma de actuación de las fuerzas delincuenciales del país, un nuevo momento en que descubren que la utilización de redes sociales se convierte también en un mecanismo de comunicación importante

- Erick Fernández

Pero más allá de si las víctimas eran realmente cibernautas que denunciaban por internet actividades del crimen organizado, expertos consideran que los mensajes dejados permiten pensar en una nueva etapa en la que parece que el narcotráfico ya no sólo busca controlar información que se divulga por medios tradicionales —como la prensa escrita, radio y televisión— sino ahora también aquella suministrada por usuarios de internet.

Juan Carlos Romero, del programa de libertad de expresión de la organización Artículo 19, comentó a la AP que "no sabemos si en realidad eran internautas, blogueros, twitteros; sin embargo, más allá de eso el efecto intimidatorio se está multiplicando".

En medio de un incremento de la violencia del crimen organizado en México, carteles de las drogas han sido señalados de haber emprendido en los últimos años ataques a periodistas e instalaciones de medios de comunicación, en un aparente intento de evitar la cobertura de asuntos vinculados con el narcotráfico.

En paralelo, ha habido casos en que presuntos criminales intervienen los sistemas de radiocomunicación de policías para enviar mensajes intimidatorios.

Los ataques y amenazas ha llevado a diversos medios de comunicación a limitar la cobertura de hechos vinculados con el narcotráfico o incluso a dejar de publicar sobre ese tipo de temas.

"Ellos (los carteles) ya se dieron cuenta de que realmente el poder de comunicación que tiene el internet es mayor al de los periódicos... están inhibiendo a la sociedad de poder informarse", dijo a la AP Jorge Chabat, experto en seguridad y narcotráfico del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

El estado de Tamaulipas, donde se localiza la ciudad fronteriza norteña de Nuevo Laredo, ha sido uno de los lugares donde la cobertura informativa de medios locales en temas del narcotráfico prácticamente ha desaparecido, a la par de que autoridades tampoco suelen informar oportunamente sobre hechos de violencia.

En la zona, las autoridades han dicho que se vive una batalla entre los carteles rivales de Los Zetas y el Golfo. Algunos de los mensajes contra los cibernautas estaban firmados con una "Z''.

Los expertos consideran que frente a vacíos informativos tanto por parte de medios tradicionales de comunicación como de autoridades, la gente recurre a espacios como internet para intentar obtener información sobre la situación de violencia en los lugares donde viven.

"¿Qué está haciendo la gente ante la falta de información, de esta información oportuna que necesitas para tomar decisiones sobre por dónde paso, salgo o no salgo? La gente abre nuevos canales de comunicación a través de internet: redes sociales, twitter, facebook, blogs", dijo Romero, de Artículo 19.

Romero consideró que en paralelo a presumibles intentos del crimen organizado de limitar la información, también se han visto otros del lado de autoridades locales, como en el estado de Veracruz —vecino a Tamaulipas— donde el gobierno detuvo a dos usuarios de Twitter por reproducir falsos rumores y les imputó cargos de terrorismo y sabotaje.

Aunque ambos fueron liberados luego de que la autoridad desistió de los cargos, el estado modificó sus leyes locales para crear un delito que sanciona a quienes "afirmen falsamente" sobre ataques y causen con ello perturbación entre la población.

"Es como una avanzada de dos partes: del crimen organizado, que me parece está queriendo sacar a los ciudadanos comunes de esta cobertura en tiempo real de la violencia; y por otro lado el fenómeno de Veracruz donde la autoridad está buscando controlar la información", dijo Romero.

Para los expertos, las amenazas podrían traducirse en que los usuarios de las redes sociales cambien perfiles, sean más cuidadosos en los datos que dan a conocer o incluso en el retiro de algunos, aunque consideraron que no serán suficientes como para evitar el uso de esa tecnología para intentar conocer lo que sucede en su entorno.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino