El ex dirigente de la Juventus, Luciano Moggi, fue sentenciado a cuatro meses de prisión por amenazar al director de operaciones de la Roma, Franco Baldini.

Baldini tenía previsto testificar en junio de 2008 en el caso de 2006 sobre arreglo de partidos, cuando Moggi se le acercó y le dijo "cuida por donde caminas o tendrás problemas".

La fiscalía había pedido una sentencia de ocho meses.

Moggi también fue sentenciado a cinco años y cuatro meses de cárcel el martes por un tribunal de Nápoles por su participación en el escándalo de arreglo de partidos.

Las acusaciones señalan que Moggi creó una red de contactos con la federación italiana de fútbol para influir en la designación de árbitros y para que jugadores importantes de otros equipos fueran amonestados antes de los encuentros contra la Juve.