El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, afirmó hoy que su país está mejor preparado que en 2008 para afrontar una nueva ola de la crisis económica mundial.

Rusia "superará la nueva ola de la crisis, si ésta llega a producirse, mejor que en 2008", dijo el jefe del Kremlin en Jabárovsk, ciudad en el extremo oriente de Rusia, informaron las agencias locales.

Medvédev se definió como "optimista moderado" en relación a la situación financiera en el mundo y, en particular, en Rusia.

"Desde luego, hay muchas dificultades, principalmente en la zona del euro. Y esto se debe a que los países no se ponen de acuerdo sobre las vías para superar la crisis, lo que lleva a la ralentización de la economía", señaló.

Sobre la situación en Rusia, Medvédev resaltó que los ingresos han vuelto al nivel anterior a la crisis de 2008 y que en el caso del desempleo las cifras son bastante mejores que antes.

"Tenemos problemas en las ciudades mono-industriales, pero en general los datos de desempleo son mucho mejores que en algunos países", agregó.

Destacó que este año la inflación, del orden del 7 por ciento, es la más baja en la historia de la Rusia postsoviética y que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá entre el 4 y 4,5 por ciento.

"También en lo que se refiere a la relación deuda-PIB estamos mucho mejor que otros países: en Rusia (la deuda) conforma el 13 por ciento (del PIB), mientras que en otros países llega al 100 por ciento", subrayó.