El primer ministro Yoshihiko Noda dijo el viernes que Japón participará en conversaciones sobre su posible ingreso a una zona de libre comercio de la Cuenca del Pacífico, medida que los agricultores rechazan por considerar que los arruinará.

Dijo que unirse al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) le permitirá a Japón aprovechar el dinámico crecimiento de la región.

"He decidido iniciar conversaciones con países relacionados encaminadas a participar en las negociaciones del TPP en la cumbre de la APEC en Honolulú", dijo Noda en una conferencia de prensa la noche previa de su partida a Hawai. "Creo que participar en las conversaciones será útil para el interés nacional".

Noda hizo el anuncio tras un intenso debate dentro del partido gobernante, profundamente dividido en torno al asunto.

Los grandes exportadores dicen que unirse al bloque comercial les permitiría tener mayor acceso a los mercados extranjeros, promovería la inversión regional y mantendría competitivo a Japón. Pero a los agricultores, altamente subsidiados, les preocupa que un recorte en los aranceles del arroz y otros bienes del campo los lleve a la bancarrota.

Protegidos por décadas de elevados aranceles al arroz importado (778, el trigo (252%) y la mantequilla (360%), los productores dicen que no podrán competir con las enormes granjas estadounidenses y australianas.

Aunque la agricultura representa sólo el 1,5% de la economía de Japón, los hombres del campo tienen una fuerte influencia en el Parlamento debido a la forma en que están representados los distritos rurales.

"Estoy muy consciente de que el TPP podría ser muy positivo, pero también está generando enormes preocupaciones", afirmó. "Defenderemos lo que debemos proteger, y trataremos de ganar lo que deberíamos obtener".

Pero añadió: "Japón debe aprovechar el crecimiento de la región Asia-Pacífico con el fin de transferirle a la siguiente generación nuestra prosperidad, que hemos logrado como nación que comercia".