El organismo regulador financiero de Japón ha acelerado su investigación de la fabricante de cámaras y equipo médico Olympus, envuelta en un escándalo sobre el ocultamiento de enormes pérdidas en inversiones, dijo el viernes el ministro a cargo del organismo.

Shozaburo Jimi, ministro de Servicios Financieros, dijo que el escándalo ha manchado la imagen de Japón a nivel internacional, y su agencia está "determinada a avanzar rápidamente".

Olympus, que se dice ocultó pérdidas de inversión que datan de la década de 1990, ahora enfrenta el riesgo de ser retirado de la Bolsa de Valores de Tokio.

El escándalo gira en torno a cerca de 687 millones de dólares en pagos para asesoría financiera y costosas adquisiciones de empresas no relacionadas con su negocio principal.

El fraude salió a la luz el mes pasado, cuando el británico director ejecutivo Michael Woodford, quien dio la sorpresa al estar al frente de una de las mayores empresas japonesas siendo extranjero, generó dudas sobre los pagos y exigió la renuncia de varios ejecutivos.

Woodford fue despedido de la junta directiva el 14 de octubre bajo el argumento de que era demasiado caprichoso y no era compatible con las perspectivas de la empresa.

Jimi informó a través de un comunicado que espera que Olympus realice su propia investigación y realice avances.

Olympus ha creado un panel de investigación cuyos integrantes dijeron esta semana haber hallado irregularidades de contaduría y que los ejecutivos habían ocultado pérdidas en inversiones, lo que contradijo las negación inicial de procedimientos ilegales.

Las acciones de Olympus han perdido cerca de cuatro quintas partes de su valor en el último mes debido al escándalo. El viernes cayeron cerca del 5% a 460 yenes en la Bolsa de Valores de Tokio. Las autoridades de la Bolsa advirtieron a Olympus de que sería eliminada de la lista en caso de que no logre reportar ganancias para el 14 de diciembre.

___

Yuri Kageyama está en Twitter como @yurikageyama