El director ejecutivo de la mina Pike River de Nueva Zelanda, Peter Whittall, ha sido imputado con 12 cargos por la muerte de 29 trabajadores en el yacimiento de carbón el 19 de noviembre del año pasado, informaron hoy fuentes oficiales.

El departamento de Trabajo presentó ayer 25 cargos por fallos en la seguridad y la salud en la mina, pero evitó dar detalles para preservar el anonimato de las tres partes acusadas, que disponían de una orden judicial de supresión de identidad.

El departamento reveló hoy que los acusados son Whittall y las empresas Pike River Coal Limited, en suspensión de pagos, y VLI Drilling, después de que el síndico de la mina solicitó el levantamiento de la orden a la corte de distrito de Greymouth.

Cuatro de los cargos que se imputan a Whittall son por fallos en la toma de medidas para garantizar que ninguna acción o inacción suya causara daños a terceros.

Según un comunicado del departamento de Trabajo, estos fallos están relacionados con la gestión de explosiones de metano, la gestión de la ventilación y la mitigación del riesgo y el impacto por explosión.