El zaguero paraguayo Adalberto Román tiene grandes posibilidades de regresar este domingo al once inicial del River Plate, en el que no juega desde el 22 de junio, cuando cometió un insólito penalti en el primer partido de la Promoción que abrió el camino del equipo hacia la Segunda División.

El técnico del River Plate, Matías Almeyda, había dicho varias veces que no le había tenido en cuenta porque no quería "exponer" al paraguayo ante los hinchas, que recriminaron al zaguero aquella acción de juego.

Sin embargo, ante la apendicitis sufrida por el juvenil Ramiro Funes Mori, titular el sábado último, el entrenador dispuso el ingreso de Román en su lugar en los últimos entrenamientos y todo hace suponer que el paraguayo estará entre los once iniciales en el partido ante el Atlético de Tucumán, de la decimocuarta jornada.

Además de cometer el recordado penalti en ese partido ante el Belgrano cordobés, Román fue víctima de una agresión por parte de un par de hinchas del River que, durante el segundo tiempo, ingresaron encapuchados en el campo de juego y le empujaron.

Durante la temporada, la primera en el equipo argentino, el paraguayo había sido uno de los principales baluartes de la defensa del River, actual líder del torneo de la Segunda División junto con el Instituto de Córdoba.