El depósito de armas químicas más grande de Estados Unidos destruyó el jueves su última reserva de gas nervioso, un suministro de 1.860 kilos (4.100 libras) incautado por soldados estadounidenses a la Alemania nazi.

El Depósito Químico en Deseret informó que el agente nervioso estaba almacenado en contenedores desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El depósito del ejército, ubicado en el desierto oeste de Utah, termina con una campaña de 15 años para destruir una variedad de armas químicas.

Sólo los pequeños suministros de otros químicos restantes serán incinerados y se espera que ese trabajo concluya a comienzos del próximo año.

Las reservas están siendo destruidas bajo un tratado internacional para librar al mundo de armas químicas.

El Depósito Químico en Deseret, a 72 kilómetros (45 millas) al suroeste de Salt Lake City, llegó a almacenar más de 40% de las armas químicas de Estados Unidos.