Un minibús que transportaba a dolientes de un funeral se desplomó al océano desde un acantilado en la isla caribeña de Santa Lucía y murieron 16 de sus ocupantes, dijeron el viernes las autoridades.

Entre los muertos estaban un niño, una mujer embarazada y el conductor, Michael Alexander, de 47 años, que aparentemente no vio una curva y el vehículo cayó a un acantilado de 15 metros (50 pies), informó el jefe de bomberos Lambert Charles.

Una pequeña niña encontrada con vida entre los restos murió camino al hospital, agregó. Los rescatistas aún buscan a una 17ma persona que dicen está desaparecida.

La policía investiga qué causó el accidente del jueves por la noche en el poblado suroccidental de Choiseul, el cual dejó estupefacta a esta isla de unos 160.000 habitantes en el Caribe oriental.

El canciller Rufus Bousquet, representante de Choiseul ante el Parlamento, describió el accidente como "una tragedia humana de proporciones sin precedentes".

Todos los muertos eran de Fond-Lor, ubicada dentro de la comunidad de Dugard en el pueblo de Micoud en la costa este de la isla, dijo el cabo policial Trevor Constantine.

Fond-Lor es una comunidad unida y empobrecida de unos 350 habitantes que solía tener una próspera industria bananera. Cientos de vecinos allí cantaron himnos y se mantuvieron en vigilia durante la noche con 17 velas en honor de los muertos, dijo el ministro de Educación Arsene Vigil James a The Associated Press en una entrevista telefónica.