Arizona ha gastado más de 2 millones de dólares de dinero donado en su defensa legal por la aplicación de la ley de inmigración de 2010 conocida como la SB1070, informó el viernes la oficina de la gobernadora Jan Brewer.

La oficina indicó que ese es el gasto total después de un desembolso de casi 500.000 dólares en cuotas legales efectuadas por un despacho de abogados en Phoenix en 10 meses hasta septiembre.

La ley está siendo apelada por el gobierno federal y varias organizaciones privadas.

La oficina de Brewer informó que el fondo de defensa legal del estado recibió 3,8 millones de dólares en contribuciones de más de 45.000 personas en todo el país. Agregó que la oficina tiene ahora aproximadamente 1,7 millones de dólares.

Un juez federal bloqueó la aplicación de medidas clave de la ley y la gobernadora está apelando la orden judicial ante la Corte Suprema de Estados Unidos.