La última vez que los 49ers de San Francisco avanzaron a los playoffs remontaron una desventaja de 24 puntos para vencer sorpresivamente a los Giants de Nueva York, en el partido de wild cards, hace casi nueve años.

Ahora, los 49ers se preparan para disputar uno de sus encuentros más relevantes desde entonces, frente a los propios Giants, que vuelven al área de la Bahía de San Francisco. Este domingo, cuando ambos equipos choquen en el Candlestick Park, los 49ers, líderes de la División Oeste de la Conferencia Nacional, podrían dar otro paso en busca del título divisional y de un boleto para la postemporada.

Si gana, San Francisco avanzaría también en su misión para asegurarse el descanso en la primera ronda de los playoffs.

"Esto servirá para mostrar dónde estamos", consideró el tight end Denalie Walker. "Creo que somos un equipo de elite en la NFL. Ambos equipos tienen oportunidades de lograr grandes cosas en esta liga".

El duelo enfrenta a dos de los equipos más enrachados de la Nacional. San Francisco tiene un récord de 7-1 y Nueva York marcha con 6-2. Se trata de un par de líderes divisionales que buscan amarrar el boleto a los playoffs lo más pronto posible.

Los jugadores de San Francisco quisieran mostrar a quienes siguen dudando de ellos que sus logros son auténticos. Tienen una ventaja de cinco partidos en su división y han cosechado seis victorias en fila desde la semana dos, cuando cayeron por 27-24 ante los Cowboys de Dallas.

Los Giants no creen en nadie, luego de remontar el marcador para superar 24-20 a Nueva Inglaterra, en un partido en el que Eli Manning lanzó un pase de una yarda a Jake Ballard, quien atrapó el balón en la zona prometida a 15 segundos del final.

Manning ha guiado a los Giants a remontar el marcador para llevarse el triunfo en cinco partidos distintos, mientras que Alex Smith ha hecho lo propio con San Francisco en tres de las cuatro victorias que han conseguido los 49ers de visitantes. Smith seguramente estará presionado contra un equipo que ha obligado a que los rivales pierdan al menos un ovoide en 21 encuentros seguidos de la temporada regular.

El defensive end Jason Pierre-Paul tiene una captura de mariscal de campo en cinco partidos consecutivos.

Uno de los mayores retos de Nueva York será frenar al running back Frank Gore, que tiene un récord de la franquicia, con cinco encuentros seguidos en los que ha acumulado al menos 100 yardas. Los Giants han permitido sólo que cuatro corredores les acumulen el centenar de yardas en esta temporada.

En otro partido de la semana 10, queda claro cómo puede cambiar el panorama de la NFL en unas cuantas semanas.

Hace un mes, todo favorecía a los Patriots en su pugna divisional contra los Jets. Nueva Inglaterra había conseguido un triunfo, propinando a Nueva York su tercera derrota al hilo.

Pero los Jets, dirigidos por Rex Ryan, se han recuperado desde entonces, al enhebrar tres triunfos en fila gracias a su ruda defensiva, que curiosamente es el punto débil que ha mostrado Nueva Inglaterra recientemente. Los Patriots podrían seguir teniendo problemas en Nueva Jersey.

Nueva Inglaterra ha perdido encuentros consecutivos ante Pittsburgh y los Giants, que trataron con rudeza a los receptores de Tom Brady, un quarterback sumamente presionado en el encuentro, lo que derivó en malos envíos y en varios errores.

Sin embargo, los Patriots no pierden tres encuentros consecutivos desde el 2002. Y no querrán una racha así ahora.

En los otros partidos, sin nadie libre, Pittsburgh visita a Cincinnati, Baltimore a Seattle, Nueva Orleáns a Atlanta, Detroit a Chicago, Buffalo a Dallas, Denver a Kansas City, Houston a Tampa Bay, Jacksonville a Indianápolis, Arizona a Filadelfia, Tenesí a Carolina, Washington a Miami y San Luis a Cleveland.

El lunes, Green Bay recibe a Minnesota.

La fecha comenzó el jueves con el triunfo de los Raiders de Oakland por 24-17 sobre los Chargers de San Diego.