Jonathan Sánchez caminó por el Kauffman Stadium en una mañana otoñal con mucho viento, abrigado con un saco negro y con una gorra del mismo color en la cabeza.

Era evidente que no se encontraba ya en San Francisco.

El lanzador puertorriqueño fue canjeado el lunes por los Gigantes a los Reales de Kansas City, a cambio del jardinero dominicano Melky Cabrera.

Durante su visita, el zurdo habló con dirigentes del equipo y la prensa. Recordó que su nombre sonaba en rumores de canje desde que debutó en las mayores en 2006, y señaló que sabía que tarde o temprano cambiaría de equipo.

"Sabía que esto podía llegar", dijo. "Ha habido rumores de que me canjearían desde que llegué a las Grandes Ligas, pero no pasó nada. Quiero decir, cada año yo seguía ahí. Pensé que me quedaría también este año... nunca había pasado, sino hasta ahora".

También indicó que está contento por haber pasado a los Reales, una franquicia en alza que se espera que compita por los playoffs en las próximas campañas.

Sánchez fue el mejor lanzador de los Gigantes durante la última parte del 2010, cuando vencieron a los Rangers de Texas para ganar la Serie Mundial. Tuvo una foja de 4-1 y una efectividad de 1.03 en sus últimas siete salidas y finalizó ese año con un récord de 13-9 y un promedio de carreras limpias admitidas de 3.07.

Ahora se dirige a una franquicia que no avanza a la postemporada desde 1985.

"Es emocionante, ¿saben?", dijo Sánchez. "Me emociona llegar a los playoffs, eso es lo que queremos: ser un equipo joven que avanza a los playoffs".

Sánchez tuvo problemas durante buena parte de la campaña anterior, en parte por una tendinitis en el bíceps. Tuvo una foja de 4-7 y una efectividad de 4.26, antes de perderse el último mes por un esguince en el tobillo izquierdo.

Sin embargo, ha dicho que se siente bien del brazo y que el tobillo se encuentra "casi al 100%", lo que constituye una buena noticia para los Reales, un club que tuvo problemas para que sus abridores trabajaran muchas entradas durante la campaña anterior.

Los abridores de Kansas City cumplieron la tercera menor cantidad de innings de cualquier equipo de la Liga Americana.

Desde luego, Sánchez tiene talento, con una recta tremenda que le redituó 205 ponches en 193 entradas y un tercio, el año pasado. Pero también ha tenido problemas de control, pues en esa misma temporada concedió 96 boletos, la mayor cantidad en la liga.

"Así es como lanzo", dijo. "Mientras no me anoten no tengo problema".

Los Reales desean precisamente eso, un lanzador que no tolere muchas carreras.

El gerente general Dayton Moore estuvo tan entusiasmado por Sánchez que decidió ceder a Cabrera, quien tuvo las mejores estadísticas de su carrera, jugando en el bosque central.

Moore confió en que Sánchez se convierta en una figura fiable en una joven rotación. Luke Hochevar tiene 28 años, los mismos que Sánchez, mientras que el novato Danny Duffy tiene 22.

Sánchez, Hochevar, Duffy y Felipe Paulino tendrían seguro su puesto entre los abridores, y otros se disputarán la quinta plaza. Algún relevista podría convertirse en abridor, como el mexicano Luis Mendoza, Aaron Crow y Everett Teaford, mientras que el prospecto zurdo Mike Montgomery será observado atentamente durante la pretemporada, luego de pasar el año anterior en la sucursal de la Triple A en Omaha.

Los Reales podrían contratar también al panameño Bruce Chen, quien fue su líder en triunfos en las últimas dos temporadas y es actualmente agente libre. Ambas partes habían expresado interés en el acuerdo.