Los jugadores de la NBA rompieron las negociaciones con la liga el jueves por la noche tras señalar que no hubo progresos suficientes hacia un nuevo contrato colectivo que ponga fin al cierre patronal, dijo el presidente del sindicato, Derek Fisher.

La NBA presentó una oferta revisada a los jugadores, luego de una reunión de más de 11 horas. Sin embargo, Fisher dijo que la propuesta no atiende todos los asuntos necesarios e importantes para los jugadores.

"No hay progreso suficiente para alcanzar un acuerdo", dijo Fisher. "Esa es la parte decepcionante. Queremos volver a la cancha".

Ahora, los agremiados se reagruparán, hablarán con sus representantes, sopesarán qué hacer y posiblemente reanudarán las negociaciones con la liga la semana próxima.

"Evidentemente, nos gustaría seguir negociando y encontrar la forma de lograr un acuerdo", dijo Fisher. "Pero no ha llegado ese momento".

El comisionado de la NBA, David Stern, sugirió que ésta es la última oportunidad de rescatar al menos una temporada de 72 partidos.

"No supondría, proyectaría o pronosticaría lo que hará el sindicato", dijo Stern. "Puedo confiar, y confío en que los hechos de la próxima semana nos lleven a un calendario de 72 encuentros, a partir del 15 de diciembre.

Más allá del tema de los recortes salariales, que divide profundamente a ambas partes, el director general del sindicato Billy Hunter dijo que había seis páginas de temas subordinados — como la edad para el reclutamiento colegial y los derechos del comisionado para imponer medidas disciplinarias — que debían atenderse todavía, antes de lograr un acuerdo.

Hunter dijo que trataría de reunir a los representantes de los jugadores en Nueva York, el lunes o martes, a fin de decidir el siguiente paso y si la oferta actual resulta aceptable.

"No es la mejor propuesta del mundo, pero tengo la obligación de por lo menos presentarla a nuestros miembros, y eso es lo que voy a hacer", dijo Hunter.

Con todo, la oferta sería mejor que otra con la que ha advertido Stern en caso de no lograr un acuerdo. Esa oferta más desventajosa para los jugadores incluiría una división de los ingresos a razón de 53 contra 47%, a favor de los dueños, así como un tope salarial rígido y reducciones en los sueldos.

Casi todo el comité ejecutivo del sindicato asistió al encuentro. Además de Fisher y de Hunter, participaron los jugadores Chris Paul, Maurice Evans, Roger Mason Jr., Keyon Dooling, Theo Ratliff, Etan Thomas y Matt Bonner. Se presentaron también los abogados Jeffrey Kessler y Ron Klempner, lo mismo que el economista Kevin Murphy.

Por parte de la directiva se presentó el mismo grupo reducido del miércoles: el comisionado Stern; el subcomisionado Adam Silver; el dueño de los Spurs, Peter Holt; el presidente del comité de relaciones laborales, así como los abogados Rick Buchanan y Dan Rube.