Una pequeña población de Carolina del Norte está resuelta a no permitir que la ausencia de candidatos interfiera con el ejercicio de la democracia.

Los votantes de Tar Heel votaron esta semana. Todas las boletas eran manuscritas porque nadie se postuló para los cargos disponibles.

La población rural de 117 habitantes tiene cuatro cargos electos de tiempo parcial. La junta electoral del condado de Bladen dijo que hubo cuatro ganadores claros entre los 10 inscritos.

Ahora las autoridades deben asegurarse de que los más votados vivan dentro de los límites del municipio y estén dispuestos a aceptar los cargos.