Más niños deberían ser examinados antes de la pubertad para detectar niveles de colesterol, y no sólo aquellos cuyas familias tienen un historial de problemas, dicen nuevas directrices que va a emitir un panel de expertos nombrados por el gobierno que están tratando de prevenir las enfermedades cardiacas que se manifiestan más adelante en la vida.

Las nuevas recomendaciones van a ser presentadas el domingo en una conferencia de la Asociación Cardiológica Estadounidense por algunos miembros del un panel del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

Cualquier exhortación a realizar exámenes más exhaustivos casi seguramente causará preocupaciones sobre excesos de diagnóstico para un trastorno que podría no causar problemas por décadas, si acaso. Pero los estudios indican que la mitad de los niños con altos niveles de colesterol van a tener el problema también de adultos, y el colesterol alto es una de las mayores causas de obstrucción arterial, que puede llevar a ataques cardíacos.

Hasta ahora, importantes agrupaciones médicas como la Academia Estadounidense de Pediatría han recomendado examinar solamente a los niños con un historial familiar de problemas cardiovasculares o colesterol alto, o aquellos que son obesos o padecen diabetes o hipertensión.

Sin embargo, un estudio en Virginia Occidental examinó a más de 20.000 niños de quinto grado y encontró que muchos de los que tenían colesterol alto no habrían sido detectados en el sistema actual de exámenes, dijo el doctor Stephen Daniels, titular del panel que redactó las directrices.

Los problemas cardíacos comienzan temprano y los "factores de riesgo que son importantes para los adultos también lo son para los niños y adolescentes", dijo Daniels, jefe de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en declaraciones a The Associated Press.

Daniels y otros miembros dijeron que no podían revelar detalles de las directrices antes de la presentación del domingo. Es la primera vez que un panel del gobierno ha analizado colectivamente todos los importantes factores contribuyentes a las enfermedades cardiovasculares, incluyendo obesidad, diabetes, tabaquismo, hipertensión y alto nivel de azúcar.

Un cambio clave será recomendaciones más abarcadoras para análisis y tratamiento de colesterol en niños, incluyendo un cambio "en la edad en la que pensamos que podemos emplear estatinas de forma segura ", dijo el doctor Reginald Washington, un cardiólogo pediátrico en Denver y miembro del panel.

La academia de pediatría ya recomienda que algunos niños a partir de 8 años pueden usar esos medicamentos reductores del colesterol, vendidos como Lipitor, Zocor y de forma genérica. Las estatinas previenen problemas cardíacos y muerte en adultos y están aprobadas para niños. Pero no hay estudios significativos que muestren que usarlos en niños ayudaría a prevenir ataques cardiacos más adelante en la vida.