El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó hoy su confianza a su colega italiano, Giorgio Napolitano, en una conversación telefónica para abordarla situación en el país europeo tras el anuncio de dimisión del primer ministro, Silvio Berlusconi.

Según el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en la conversación Obama expresó su "confianza en el liderazgo del presidente Napolitano para establecer un gobierno interino en Italia que ponga en marcha un programa agresivo de reformas y restablezca la confianza de los mercados".

Napolitano se reunió hoy en roma con el economista y excomisario europeo Mario Monti, uno de los nombres que suenan con más fuerza para liderar un posible "gobierno técnico" en Italia cuando Berlusconi presente su dimisión.

El nombre de Monti al frente de un eventual Gobierno técnico parece convencer, además, a la mayoría de las fuerzas políticas parlamentarias de Italia e, incluso, haber recabado el visto bueno del propio Berlusconi, quien en un principio había señalado las elecciones anticipadas como única vía tras su dimisión.

Berlusconi aseguró el pasado martes que pondrá su cargo a disposición del jefe del Estado una vez se hayan aprobado en el Parlamento las reformas económicas que su Gobierno se comprometió a adoptar ante sus socios de la Unión Europea, con el fin de recuperar la confianza de los mercados.

Desde hace varios meses, Italia -cuya deuda pública se sitúa en torno al 120 % del producto interno bruto (PIB)- se encuentra en el punto de mira por las dudas que despiertan sus cuentas públicas y sus negativas perspectivas de crecimiento.