Como director del Banco Central de Atenas en el 2001, Lucas Papademos llevó al país por una senda promisoria y de prosperidad dentro de la eurozona. Una década después, el ex vicepresidente del Banco Central Europeo intenta evitar por todos los medios la bancarrota del país helénico y mantenerlo en la eurozona.

Durante casi 8 años, Papademos fue vicepresidente del Banco Central Europeo.

Ahora, a sus 64 años, todo el mundo desea conocer la opinión del economista graduado de MIT tras ser designado primer ministro de un gobierno de coalición griego en condiciones casi catastróficas.

Su misión de tres meses consistirá principalmente en evitar la bancarrota de Grecia.

Es muy posible que su experiencia en los círculos de finanzas globales y su ausencia de la política partidista de Grecia logren calmar los ánimos de los mercados y encaminar ha Grecia a una semblanza de estabilidad.

Nacido en Atenas en octubre de 1947, durante la guerra civil, Papademos cursó primero estudios de física antes de recibir un máster en ingeniería eléctrica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. El supervisor de su tesis, y su mentor, fue Franco Modigliani, Premio Nobel de Economía en 1985 por su trabajo sobre los ahorros familiares y la dinámica de los mercados financieros.

Papademos enseñó en la Universidad de Columbia de 1975 a 1984, cuando regresó a Grecia para ser economista jefe del Banco de Grecia de 1985 a 1993. En 1980 fue economista asesor del Banco de la Reserva Federal de Boston.

En 1993, el nuevo gobierno socialista designó a Papademos vicegobernador del Banco de Grecia y un año después ocupó la dirección tras resistir un ataque de los especuladores contra el dracma.

Como gobernador de 1994 al 2002, Papademos presidió un sistema con la contracción de las tasas de interés y creciente independencia de las interferencias gubernamentales que permitieron a Grecia sumarse a la eurozona. Fue designado vicepresidente del Banco Central Europeo en el 2002. Su mandato de 8 años concluyó en el 2010.

Papademos, catedrático de la Universidad de Atenas desde 1988, declinó una cartera ministerial en el gobierno socialista de George Papandreu, y prefirió ser asesor sin salario alguno.