En una revisión a los registros electorales se detectó que 641 difuntos que residían en Nuevo México siguen registrados en las planillones electorales, informó el miércoles un funcionario del Departamento de Estado local.

La información será parte de un reporte que se entregará al Congreso estatal con los hallazgos preliminares de una revisión a los registros electorales, informó Ken Ortiz, jefe de personal de la secretaria de Estado en Nuevo México, Dianna Duran. El reporte podría darse a conocer este jueves.

El funcionario dijo que la oficina no ha podido determinar si algunas boletas fueron emitidas con los nombres de los electores muertos porque todavía está tratando de conseguir la fecha de los fallecimientos.

Aproximadamente 1,1 millones de residentes de Nuevo México están registrados para votar. Duran, una republicana, despertó las dudas a comienzos del año de que algunos que no eran ciudadanos podrían ser elegidos equivocadamente para votar en el estado. El tema surgió después de que su oficina revisó los registros de los extranjeros, incluyendo a inmigrantes no autorizados, que recibieron licencias de manejo bajo una ley de 2003 que la gobernadora republicana Susana Martinez intenta revocar.

Duran dijo que dos extranjeros reconocieron voluntariamente haberse inscrito como electores, pero hace poco supieron que era ilegal.

La funcionaria mencionó que uno de los extranjeros ha votado en la mayoría de las elecciones desde 1988 y que fue motivado por su empleador a registrarse para votar.

"El hecho de que quienes no son ciudadanos se estén registrado y en algunos casos votando en Nuevo México, es en detrimento de la integridad de los procesos electorales estatales, federales y locales", escribió la funcionaria.

____

Barry Massey está en Twitter como @bmasseyAP