Los cinco jugadores de la selección chilena que fueron expulsados del equipo pidieron hoy disculpas por llegar tarde a la concentración el martes pasado, aunque desmintieron las palabras del seleccionador Claudio Borghi, quien dijo que estaban bajo la influencia del alcohol.

Jorge Valdivia, Jean Beausejour, Carlos Carmona y Gonzalo Jara citaron a la prensa para leer una declaración pública y aclarar su versión de este polémico episodio.

El único ausente fue Arturo Vidal, quien ayer regresó a Italia, aunque el volante del Juventus también firmó la declaración que leyó su compañero Beausejour.

En el texto, los seleccionados chilenos reconocen que la noche del martes pasado llegaron unos 40 minutos tarde al recinto de concentración de la Roja, una "situación que no corresponde y por la cual pedimos disculpas públicas a nuestros compañeros y a la hinchada en general".

Los jugadores, que ese día acudieron al bautizo de una hija de Valdivia, reconocieron que ingirieron alcohol, aunque rechazaron con firmeza las palabras de Borghi, quien aseguró que los cinco deportistas se presentaron "en un estado no adecuado" y que "no se podían ni defender".

"No desconocemos que hubo ingesta de alcohol, pues se trató de una ceremonia religiosa común en nuestro país, pero desmentimos lo dicho por Claudio Borghi que llegamos en un estado que no podíamos siquiera defendernos", dijo Beausejour.

En su declaración los cinco futbolistas señalaron que cuando llegaron al complejo de Juan Pinto Durán se reunieron con sus compañeros para comentar lo sucedido, aunque puntualizaron que "en ningún caso hubo agresiones", como algunos medios locales apuntaron.

El diario El Mercurio señala en su edición de hoy que algunos integrantes de la Roja, entre ellos Alexis Sánchez y el capitán Claudio Bravo, recriminaron con dureza la actitud de sus compañeros y estuvieron a punto de llegar a los golpes.

Los expulsados recriminaron a Borghi que tomara la decisión de separarlos del grupo sin escuchar sus explicaciones, y aseguraron que trataron de hablar con él pero este se negó en dos ocasiones.

Además, acusaron al seleccionador chileno de haber actuado de forma poco profesional desde que asumió el cargo, aunque no dieron más detalles.

"Lamentamos profundamente que el señor Claudio Borghi haga afirmaciones como las que ha vertido, especialmente considerando que en ciertas ocasiones se ha apartado de criterios profesionales durante el actual proceso", señaló Beausejour durante la lectura de la declaración.

Después de leer el texto, Jorge Valdivia tomó la palabra para exponer su versión particular de lo sucedido y dijo sentirse "dolido" por la "gran mentira que Borghi dijo ayer".

"Hay que reconocer el error por llegar tarde, pero también queremos que se reconozca que sus declaraciones fueron desmedidas y falsas", apuntó el jugador del Palmeiras.

Valdivia se mostró muy crítico con lo que se publicó en los medios de comunicación y desmintió que algunos jugadores vomitaran en el sitio donde se concentran o que después del bautizo siguieran la fiesta en el Club Hípico de Santiago, donde Arturo Vidal tiene varios caballos.

"Hay un castigo, una determinación de un entrenador que creemos fue un poco apresurada, no desconocemos el error que cometimos, pero no vamos a aceptar que digan que fuimos al Club Hípico", sostuvo Valdivia.

Los cinco jugadores fueron apartados de la selección para los próximos partidos de las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014 ante Uruguay y Paraguay y están a la espera de conocer la sanción que les impondrá la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) de Chile.