La selección de Chile viajó hoy a Montevideo para enfrentar mañana a la de Uruguay afectada por un nuevo caso de indisciplina que llevó al entrenador Claudio Borghi a separar de la plantilla a cinco jugadores.

Ni los jugadores ni los componentes del cuerpo técnico dieron declaraciones en el aeropuerto.

La delegación viajó a la capital uruguaya sin Jorge Valdivia, Arturo Vidal, Jean Beausejour, Carlos Carmona y Gonzalo Jara, quienes se presentaron con retraso a la concentración y en "un estado no adecuado", según explicó ayer Borghi al justificar su decisión.

El entrenador argentino convocó en lugar de los excluidos al defensa José Rojas (Universidad de Chile), los volantes Francisco Castro, Fenando Meneses y Milovan Mirosevic y al delantero Felipe Gutiérrez, todos de Universidad Católica, aunque con la mira puesta en el partido de la cuarta jornada de las eliminatorias del próximo Mundial, el 15 de noviembre en Santiago frente a Paraguay.

La salida del vehículo de la selección desde el Complejo Deportivo Juan Pinto Durán hacia el aeropuerto fue seguida por una caravana de automóviles que manifestaron apoyo a los jugadores y al cuerpo técnico, pero ni siquiera este gesto hizo que ellos hablaran con la prensa.

También incidió en ello la conferencia de prensa que dieron hoy los jugadores expulsados en la que pidieron disculpas por llegar tarde a la concentración el martes pasado, aunque desmintieron al seleccionador Claudio Borghi, quien sugirió que estaban bajo la influencia del alcohol.

El único ausente en la conferencia fue Arturo Vidal, quien ayer regresó a Italia, aunque el volante del Juventus también firmó la declaración que leyó su compañero Beausejour.

En el texto, los jugadores chilenos reconocen que la noche del martes pasado llegaron unos 40 minutos tarde al recinto de concentración de la Roja, una "situación que no corresponde y por la cual pedimos disculpas públicas a nuestros compañeros y a la hinchada en general".

Los jugadores, que ese día acudieron al bautizo de una hija de Valdivia, reconocieron que ingirieron alcohol, aunque rechazaron con firmeza las palabras de Borghi, quien dijo que se presentaron "en un estado no adecuado", y que "no se podían ni defender".

Los expulsados recriminaron a Borghi que tomara la decisión de separarlos del grupo sin escuchar sus explicaciones, y aseguraron que trataron de hablar con él pero este se negó en dos ocasiones.

Además, acusaron al seleccionador chileno de haber actuado de forma poco profesional desde que asumió el cargo, aunque no dieron más detalles.

Lo más positivo del panorama para la selección chilena tiene que ver con la recuperación del delantero del Barcelona español Alexis Sánchez, afectado por una lesión muscular.

La probable alineación de la selección chilena para el partido de mañana es la siguiente: Claudio Bravo; Marcos González, Waldo Ponce, Pablo Contreras; Mauricio Isla, Gary Medel, Marcelo Díaz; Matías Fernández; Eduardo Vargas, Humberto Suazo y Alexis Sánchez.