La creatividad latinoamericana regresa hoy a Nueva York con la feria de arte moderno y contemporáneo Pinta, en la que participan 50 galerías europeas, estadounidenses y de la región, con obras de artistas consagrados y de jóvenes prometedores.

"Pinta es una vidriera de todas las miradas del arte latinoamericano, desde los maestros como Roberto Matta, Wilfredo Lam o Fernando Botero hasta artistas emergentes", dijo a Efe el director de la feria, Diego Costa Peuser.

Desde hoy hasta el 13 de noviembre y por quinto año consecutivo, Pinta muestra en la Gran Manzana lo mejor del arte moderno y de los maestros de la pintura y escultura de la escena latinoamericana, reiteró el organizador, que mencionó también las obras relacionadas con el arte abstracto geométrico y el arte concreto que han sido su sello desde la primera edición de la feria en 2007.

Brasil, Argentina, Venezuela y México tienen una presencia dominante en este espacio artístico por la cantidad de artistas y obras que presentan, a los que se suman galerías de España, Portugal, Italia y Francia.

"Este año hemos querido reforzar el concepto de feria-boutique con propuestas y presentaciones de excelente calidad", señaló Costa.

En esta edición el artista homenajeado es Antonio Manuel (1947), uno de los creadores brasileños más importantes de los años sesenta y setenta y cuya obra se caracteriza por los recursos artísticos innovadores y mensajes con un marcado trasfondo político.

En paralelo a este homenaje al brasileño, la organización neoyorquina Americas Society mantiene una exposición titulada "Antonio Manuel: I Want to Act, Not Represent!", abierta al público hasta el 10 de diciembre y la primera en solitario de este artista en Estados Unidos.

Además, el público también puede apreciar el redescubrimiento del arte conceptual de los años 1970 y 1980, "un movimiento del que comisarios y especialistas están haciendo una profunda relectura y que ha sido el foco de interés principal de museos y coleccionistas privados en los últimos años", señaló el experto.

La ciudad de Buenos Aires, además, respalda la feria con un montaje de fotografías vintage de la ciudad, a cargo del argentino Aldo Sessa.

Al mismo tiempo, Pinta ofrece a sus visitantes lo mejor de la producción artística más actual y contemporánea de la región, a precios accesibles.

"El arte latinoamericano es más accesible. En la feria hay obras que pueden rondar desde los 1.500 a 2000 dólares hasta 3,5 millones como ocurre con las de Matta o Botero", dijo Costa, que también se refirió a que a tenor de los resultados millonarios de las subastas celebradas esta semana en Nueva York, "la crisis no se está reflejando en el arte".

Explicó que es un sector en el que "la gente está empezando a invertir porque ya no cree en las acciones, y el arte sigue valiendo".

"El arte latinoamericano tiene cada vez más presencia internacional gracias a museos, fundaciones y exhibiciones, y aunque los precios van subiendo, todavía son accesibles", explicó.

En esta ocasión Pinta, que ha conseguido asentarse en el sector a través de las ediciones que también organiza en Miami (Florida) y Londres, acoge a diecisiete galerías de Nueva York, Miami, San Antonio (Texas) y otras ciudades estadounidenses.

Otro de los países con galerías que buscan su clientela entre los coleccionistas privados e institucionales en EE.UU. es Brasil, que para los organizadores tiene una "vibrante actualidad artística", reflejada en la participación importante de seis galerías de Sao Paulo, Río de Janeiro y Belo Horizonte y en el apoyo de la Agencia Brasileña de Comercio y Promoción de la Inversión (APEX).

México, Argentina, Colombia, Chile, Perú y Venezuela tienen también una representación de relevancia en esta edición a través de sus artistas y de sus galerías, al igual que ocurre con España, un país en donde hay una importante comunidad de artistas latinoamericanos asentados.

Son artistas, "cuyas carreras se desarrollan mayormente en Europa, pero que quieren acceder a otros mercados del otro lado del Atlántico. Por eso, en Nueva York las galerías españolas hacen de Pinta su puerta de entrada a la capital cultural de América", explicaron los organizadores.

La feria, además, ha reservado un espacio para los proyectos de arte seleccionados por el crítico y curador italiano Jacopo Crivelli Visconti, que ha pasado por la Fundación Bienal de Sao Paulo y de la Feria de Arte Contemporáneo Volta de Basilea (Suiza).

Ahí se presentan obras de Claudio Perna e Iván Candeo, de Venezuela; de Eder Santos, Fernanda Gomes y Lygia Pape, de Brasil; Jonathan Hernández, de México; Faivovich & Goldberg y Patricio Larrambebere, de Argentina, y Rómulo Aguerre, de Uruguay.