La Comisión Europea y EEUU han cerrado un nuevo acuerdo de datos de pasajeros aéreos en la lucha antiterrorista que sustituirá al actual y que mejorará la protección de la privacidad de los ciudadanos, según ha explicado hoy el portavoz comunitario de Interior, Michele Cercone.

El próximo acuerdo, que todavía tiene que recibir el visto bueno del Consejo y el Parlamento de la UE, restringirá el acceso a los datos y convertirá la información en anónima a partir de los seis meses de su transferencia de las compañías aéreas al Departamento de Seguridad Nacional en Washington.

El acuerdo sobre transferencia de datos de pasajeros -el Passenger Name Record (PNR), en inglés-, lleva negociándose casi un año entre las autoridades de Washington y la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmstrom.

La información que las aerolíneas europeas remiten a EEUU en virtud de este convenio va desde el número de asiento, hasta el itinerario, el modo de pago del billete o información sobre el equipaje.

El acuerdo marco de protección de datos adoptado por los Veintisiete en 2010 prohíbe que se pueda incluir información "sensible", como la orientación sexual o la religión (a través, por ejemplo, de la opción de menú a bordo).

Respecto al anterior convenio PNR, que data de 2007, el nuevo texto, "da mayor seguridad jurídica a los ciudadanos, porque restringe la posibilidad de extraer información de un pasajero si no es en casos determinados y concretos relacionados con una investigación abierta por un crimen transfronterizo o terrorismo, según explicó Cercone en una rueda de prensa.

Además, de la información transferida deben borrarse seis meses después los nombres de los pasajeros, de forma que los datos retenidos permanezcan anónimos salvo que haya una petición judicial.

Se perseguirá la revelación de esos datos cuando se haya hecho sin autorización y los europeos tendrán derecho a denunciar abusos o correctivos a la justicia estadounidense, detalló el portavoz.

Bruselas ha destacado que la prioridad durante la negociación del nuevo acuerdo ha sido "la protección de datos y la privacidad" de los pasajeros.