Francia violó de forma "agravada" la Carta Social del Consejo de Europa con las expulsiones de gitanos de origen rumano y búlgaro durante el verano de 2010, según dictaminó el comité de derechos sociales de ese organismo paneuropeo.

La decisión unánime de los 14 expertos independientes que han elaborado el informe publicado hoy establece que "las evacuaciones forzosas de romanís de origen rumano y búlgaro que tuvieron lugar durante el verano de 2010 constituyen una violación agravada del artículo E".

La violación de dicho artículo, relativo a la "no discriminación", también afecta a los títulos referentes a las garantías de vivienda y familia.

El Comité de Ministros del Consejo de Europa, que agrupa a 47 países europeos, invitó a Francia a dar a conocer las medidas adoptadas o ideadas "para responder a la situación" denunciada por el Centro Europeo de Derechos de los Romanís y a "colaborar con los países concernidos".

En 2010, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ordenó el desmantelamiento de 300 campamentos de gitanos y la expulsión incentivada de sus residentes a sus países de origen, Bulgaria y Rumanía, al considerar que esos asentamientos "no son dignos ni de la república ni del ideal europeo".

Esa decisión le valió al Gobierno galo duras reprimendas tanto por parte de la Comisión Europea como de las Naciones Unidas, el Vaticano o la Federación Internacional de Derechos Humanos, entre otras.