La Universidad Católica perdió hoy en su feudo por 0-1 ante el Magallanes, de la segunda división, en el partido de ida de la final de la Copa Chile que otorga un cupo para la Copa Sudamericana.

Las cerca de siete mil personas que llegaron al estadio San Carlos de Apoquindo, quedaron sorprendidos cuando el habilidoso Paulo Cárdenas, marcó el único tanto del encuentro a los 85 minutos.

La visita siempre controló el balón y mostró mayor interés de proponer algo más en el campo de juego frente a un equipo universitario que nunca funcionó.

Ahora, la Católica deberá trabajar bastante para la revancha del próximo miércoles en el estadio Santa Laura, más aún cuando el seleccionador chileno, el argentino Claudio Borghi, citó a varios de sus hombres para el encuentro contra Uruguay el próximo viernes en Montevideo por las eliminatorias del Mundial de Brasil 2014.