El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, subrayó hoy que el Consejo Nacional de Transición (CNT) libio debe fomentar la participación de las mujeres en el proceso de reconciliación nacional que conduzca a una Libia democrática.

Ban insistió en una reunión de la Asamblea General en que las nuevas autoridades libias deben fomentar "la participación de las mujeres en la vida pública" y explicó que, durante su reciente visita al país, reprendió al presidente del CNT, Mustafá Abdul Jalil, por solo contar con una mujer entre los miembros del consejo.

"Me enfrenté al presidente Jalil cuando íbamos a mantener una reunión con los cuarenta miembros del CNT y solo vi a una mujer. Le dije que eso no se podía aceptar", explicó hoy el secretario general, que arrancó el compromiso del líder libio de que nombraría "a más mujeres en el CNT".

Ban señaló que durante su visita al país norteafricano, además de con las autoridades, se reunió con miembros de la sociedad civil, de los que la mitad eran mujeres, ante quienes reconoció que "tanto las mujeres como los jóvenes desempeñaron un papel crucial en el éxito de la revolución".

El máximo responsable de la ONU aseguró que, tras sus reuniones, quedó "impresionado" por el compromiso mostrado por la sociedad civil "con la democracia, los derechos humanos, el Estado de derecho, la rendición de cuentas, el respeto a los derechos de las minorías y el fomento de los derechos de las mujeres y los jóvenes".

Ban señaló sin embargo, que tras el derrocamiento del régimen de Muamar el Gadafi "Libia se enfrenta ahora a una tarea extremadamente desafiante", que es lograr "la reconciliación nacional" mediante un proceso "basado en la justicia y en el que quienes ostentaron la mayor responsabilidad en los crímenes contra los derechos humanos bajo el régimen de Gadafi deben rendir cuentas".

"Eso incluye las décadas precedentes al conflicto y el propio conflicto", explicó el máximo responsable de la ONU, quien pidió también a los líderes del CNT que sigan llamando a la población "a prevenir los actos de venganza".

Ban también indicó ante los presentes en la Asamblea General que pidió a las nuevas autoridades libias que investiguen "las denuncias de abusos cometidos por sus propios combatientes" y las animó a conseguir que el respeto de los derechos humanos sea "la base de la nueva sociedad".

Para ello, dijo, se deben acabar las detenciones arbitrarias y se deben evitar "los abusos y la discriminación contra los ciudadanos de terceros países y cualquier grupo de ciudadanos libios".

Destacó además que la ONU prestará el apoyo necesario a Libia para que la transición sea un éxito y llamó a la comunidad internacional a hacer lo mismo, sobre todo de cara al proceso electoral que debe iniciarse en el país para que se celebren pronto elecciones libres.